Udocba cumplió con la primera jornada de paro y logró un 80 por ciento de adhesión

Un pequeño grupo de dirigentes de la organización a nivel local se concentró en la glorieta de la Plaza Independencia para hacer oír y difundir el reclamo. Con banderas y carteles que resumen los pedidos del sector, se mantuvieron allí durante la tarde bajo la premisa de “Llevar a la calle” la protesta.
Los integrantes de Udocba exigen la reapertura de las paritarias, el blanqueo salarial, mejoras en el funcionamiento de Ioma, condiciones de trabajo dignas, e inversiones en infraestructura, transporte y comedores. En materia salarial, en tanto, reclaman un básico de 6.400 pesos.
 
La repercusión del paro
 
La titular de Udocba en Tandil, Rita Zubillaga, repasó ante El Eco Multimedios los alcances de la jornada de protesta, que continuará hoy, y sostuvo que el nivel de adhesión fue “altísimo” al mencionar que el porcentaje trepó hasta el 80 por ciento, y estimó que el impacto de la medida prevista para hoy podría ser aún más importante.
Adelantó que mantendrán una asamblea con los afiliados a la espera del próximo plenario de secretarios generales, organizado para el 30 de octubre en Capital Federal. Allí definirán los próximos pasos “si realizamos otra medida de fuerza o una movilización”, evaluó Zubillaga.
“La idea no es siempre estar haciendo paros y peleando porque las cosas no se dan como se tienen que dar”, lamentó, y reclamó que las paritarias “tienen que ser antes”.
 
Salarios “miserables”
 
Como se informó, el secretario general de Udocba en la provincia de Buenos Aires, Miguel Angel Díaz, lanzó duras críticas al Gobierno provincial marcando “los mensajes que está dando el Estado a través de la gestión”.
En lo que respecta a los reclamos ratificó que solicitan una reapertura “urgente” de paritarias para negociar por un básico no menor a los 6.400 pesos. “Que la Provincia se niegue es un capricho y una posición política porque nos dijo que quería monitorear en el mes de junio cuál era el efecto de la inflación, ya que tenían la certeza de que iba a bajar rotundamente y que los salarios iban a estar por arriba de ese número”, fustigó Díaz.
Sin embargo, “la realidad superó toda la visión y la verdad es que no se puede vivir con estos salarios, que son miserables y que no nos alcanza para ir a la escuela”, dijo con preocupación.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario