Un adjudicatario del barrio Smata denunció que le usurparon su lote y pide que la Justicia actúe

José Daniel Paggi contó que compró el lote hace 41 años, cuando tenía 17 años. “Vendí mi bicicleta en ese entonces para comprarlo”, recordó.

El jueves pasado un conocido le avisó que le estaban usurpando el terreno, entonces inmediatamente se dirigió al lugar.

“Hicieron un operativo comando en el día, abrieron los cimientos y estaban bajando de una camioneta Ford color azul, con cúpula, patente XEC 775. Tenían dos cabreadas y hierro para llenar los cimientos”, explicó.

Y contó que “me presenté a las personas que estaban ahí y les dije que yo era el dueño. Uno de ellos me respondió: ´Yo también soy el dueño, compré el terreno hace un año en 25 mil pesos, barato´. Yo le dije: ´Sabías entonces que era trucho´. A lo que él me contestó que sí, que lo sabía pero que era barato”.

“Ahora vamos a ver quién saca a quién”, lo amenazó el ocupante. “Yo pegué media vuelta y me fui porque tenía miedo de que me pegaran un tiro, o me cag… a palos”, confió.

Además, Paggi observó que el lote 15, ubicado al lado del suyo, en la esquina de Bariffi y Aguilera, también está ocupado y allí hay un medidor de luz, del cual están enganchados los que ocuparon su terreno (número 16) para usar la mezcladora”.

 

Un pedido desesperado

Paggi denunció que “alguien da información, no sé si será puntero, del gremio que siempre se lavó las manos, o quién”.

“Desde que me encontré con esa sorpresa el jueves por la noche no pude trabajar, soy taxista y trabajo de noche. Me tuve que ir a mi casa porque estaba como loco, no sabía qué hacer, así que fui a hacer la denuncia a la fiscalía pero tardan mucho en actuar. Por favor, que el fiscal actúe rápido, porque en pocos días van a tener la casa hecha”, pidió con desesperación.

Y agregó que “yo tendría que haber agarrado un revólver o una pala y taparles los cimientos, pero quedo perjudicado yo que lo pagué con mi esfuerzo. Se perdió la cultura del trabajo en esta Argentina y la del oficio, yo trabajaba como aprendiz de tornero desde los 14 años”.

 

Una advertencia

 

“Ahora vienen dos personas a robarme lo que es mío, yo quiero avisarle a todos los adjudicatarios que estén alertas y que vayan a cuidar. No sé de dónde viene la orden, quién los manda a ocupar los lotes, hay alguien que los guía pero no se puede hablar porque no hay pruebas”, reiteró.

En tanto, el adjudicatario explicó que hacía tan sólo dos días que no iba a ver su lote y se encontró con esa desafortunada sorpresa.

 “El alambrado que habíamos pagado entre todos lo tiraron abajo, necesitamos que nos defienda alguien, que nos defienda el señor Intendente en vez de tirar cohetes. Yo sé que el señor (Juan Pablo) Frolik está dándonos una mano, pero necesitamos que actúen más rápido”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario