Un adolescente está en coma, tras los incidentes en un recital

Se trata de un joven identificado como Rubén Carballo, quien fue encontrado inconsciente, tirado en el predio deportivo aledaño a la cancha de Vélez, por un grupo de chicos que estaba jugando a la pelota, 12 horas después de los incidentes.
 El joven fue llevado a un centro asistencial y posteriormente derivado al Centro Gallego, en el barrio de San Cristóbal, donde anoche se encontraba en el sector de terapia intensiva, con un grave cuadro y en estado de coma.
“Estábamos con Rubén de la mano, esperando para entrar (al estadio de Vélez). De repente empezaron a mojarnos desde un camión hidrante (de la policía). Rubén patinó, me soltó la mano y ya no lo vimos más”, dijo a un canal de televisión una amiga del joven.
El chico, según señalaron sus amigos, estaba junto a otros ocho jóvenes en el momento en que se produjeron los incidentes, que finalmente dejaron un saldo de más de 30 heridos y 44 detenidos en las inmediaciones del estadio “José Amalfitani”.
Según contó la joven, en ese momento “todo era una locura”, mientras a los que estaban en el lugar les “pegaban” y les disparaban “balas de goma”, de acuerdo con su testimonio.
“Nos pegaban, era todo una locura. Rubén me dijo que no nos soltáramos de la mano porque era un caos. Pero en un segundo me di vuelta y ya no lo vi más”, relató la joven, recordando el momento en que se desencadenaron los incidentes.
Todo sucedió en la noche del sábado, cuando varios fans de la banda liderada por Cristian “Pity” Alvarez quisieron ingresar a la cancha sin sus entradas.
Cuando el personal encargado de la seguridad del show se vio superado, intervino la Policía, y en ese momento hubo disparos de gases lacrimógenos y apareció un camión hidrante que lanzaba agua hacia un grupo de jóvenes.
En ese momento se produjeron las corridas y los golpes, y según denunciaron los amigos del chico de 17 años herido, a partir de ese momento ya no pudieron encontrarlo, hasta que apareció el domingo por la tarde, inconsciente.
De acuerdo a fuentes oficiales, la Dirección General de Fiscalización y Control (Dgfyc) supervisó la realización del show, que podía hacerse hasta la 1 del domingo.
Sin embargo, el recital, tras los incidentes, comenzó más tarde y concluyó a las 2.25, por lo que se labraron actas de comprobación por exceder el horario permitido para el desarrollo del espectáculo. (NA)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario