Un barrio convertido en basurero

Bolsas de plástico, pañales, papeles, restos de comida, botellas y tantos más productos, resultado de deshechos, yacen dispersos en el piso.
En la imagen, se puede entender que algunos perros han pasado y colaborado para que la situación se ponga peor: ninguno de los contenedores plásticos está cerrado y varios productos (muchos de ellos tóxicos) están volcados.
En este punto, el observador más común puede darse cuenta de que no sólo ciertos elementos contaminantes se están filtrando a través de la tierra, sino que esa esquina se ha vuelto el centro de atracción de las ratas, que encuentran a su disposición el alimento que necesitan para sobrevivir.
Por otra parte, no puede comprenderse el porqué de tal cantidad de bolsas esparcidas, teniendo en cuenta que frente al predio descansa un gran contenedor metálico.
Varias preguntas surgen al momento de observar ?el espectáculo?: ¿por qué los vecinos han tomado este terreno como basurero? ¿Por qué nadie reclama? ¿No se percibe la contaminación visual que produce este derrame de basura? ¿Nadie piensa que se puede convertir en un foco infeccioso?
Estas y varias preguntas más preocupan y llaman la atención al conjunto de la población, porque no sólo se trata de edificar y parquizar, también es nuestra responsabilidad ocuparnos de temas cotidianos y de salud, como es el tratamiento de los residuos sólidos, que a las claras afecta cada vez más intensamente al común de los barrios y a casi toda la ciudad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario