Un beneficiario del Procrear gastó 40 mil pesos en planos y le rechazaron el trámite

Mauricio Gustavo Zampatti se acercó hasta esta Redacción para narrar todo lo acontecido durante la gestión de un préstamo hipotecario para ampliación del Procrear que, finalmente y pese a tener todo lo que le pedían, no pudo hasta el momento obtener.

Zampatti comentó que “el 6 de febrero de este año salí sorteado para acceder a la línea de ampliación del Procrear. Casi un mes después, el 6 de marzo, tuve en el banco Hipotecario la charla informativa y luego me hicieron sacar turno por internet para hacer la simulación, eso fue el 6 de mayo. En esa fecha me pidieron recibo de sueldo más otro tipo de documentación. Como estoy casado, presenté los últimos doce recibos de mi señora y míos, la sumatoria me daba sin problemas para acceder al crédito”.
Luego, manifestó que “me dijeron que tenía que hacer los planos de la ampliación. Lo que soñaba hacer era una losa donde abajo estaría el quincho, garaje y arriba una habitación y una pequeña sala de estar para poner la computadora de mi hijo. Me mencionaron desde el Hipotecario que la casa no podía superar los 150 metros cuadrados con la ampliación, cosa que respeté, porque lo que pensaba hacer tenía un total de 48 metros cuadrados según mi arquitecto, más los 75 metros que tiene la casa”.
Recordó que “los planos me los hizo Maximiliano Carmona y tuve que pagar 40 mil pesos. Primero lo tuve visado y después aprobado por el Municipio”.
El proceso se había cumplimentado al pie de la letra y siguiendo lo que desde el banco Hipotecario le habían explicado al vecino que hiciera para poder alcanzar el crédito anhelado y así ampliar su casa, con el simple objetivo de tener un poco más de confort en su hogar.
Aseguró que “volví a sacar turno por internet para hacer lo que le llaman la presentación de legajo, que es el trámite final. Cuando presento los planos aprobados, los 24 recibos de sueldos, certificado de trabajo, todo como corresponde y me exigían, me dicen que me pasaba en el máximo del tope de los salarios por 900 pesos (N.d.R.: es de 28 mil pesos), que en realidad según mi sumatoria de recibos de sueldos son 762 pesos por los que me paso”.

El sistema

El vecino señaló que “me dijeron que el sistema de ellos tiene un mínimo y un máximo y que en esa franja tenemos que estar para poder acceder al crédito. Pero lo que sucede es que nadie me dijo en la previa, cuando fui presentando todo lo que me pedían, que me podía pasar de lo establecido. Cuando fui a hacer la simulación, me podrían haber dicho que prestara atención porque estaba cerca del límite y podía pasarme, cosa que no sucedió. Ellos vieron que venía haciendo horas extras, y que el sueldo podía variar. En ningún momento me dijeron nada. Hice el plano, me prestaron plata para pagarlo, y hoy en día lo tengo aprobado y guardado porque no pude sacar el crédito”.

Sin respuestas

Zampatti, antes de llegar a El Eco de Tandil, buscó tener algún tipo de respuesta en el ámbito político, porque entiende que “nadie me dijo que se manejaban entre mínimo y máximo, es un error de comunicación y estamos hablando de una diferencia escasa, no es que no quiero pagar o pretendo un préstamo sin llegar a poder abonar ni siquiera lo mínimo”.
Esas respuestas que soñaba tener siguen siendo una utopía. Explicó que “primero hablé con el señor (Alejandro) López Ricci de Anses Regional, no obteniendo respuesta favorable. Estuve en el banco Hipotecario con Guillermo Bertie, me dijo que enviaba a casa central mi carpeta. Pasé a los doce días y me expresó que casa central lo pasó a comité, que sería quien resuelve todo este tipo de problemas. No tuve ninguna respuesta más”.
Cansado, intentó por el lado del Frente para la Victoria, expresando que “estuve con Severiano Mon, secretario de Rogelio Iparraguirre, quien me mandó a hablar al Hipotecario y le expliqué que ya lo había hecho. De todas formas, volví a ir de parte de Iparraguirre y nada sucedió. También estaba al tanto de esta situación Pablo Bossio, informado por Mon. Desde el FpV me pidieron que juntara toda la documentación posible en fotocopias. Armé esa carpeta y cuando Diego Bossio vino a entregar las casas del desarrollo urbanístico, tengo entendido que se la llevó y me dijeron que era muy poca la diferencia como para rechazar el crédito”. Añadió que “sigo esperando respuesta, pero el tiempo pasa y nadie me dice nada”.
Por último, indicó que “sigo aguardando y creo que la carpeta no la dieron de baja, porque quise pedir un comprobante firmado por el banco Hipotecario diciendo los motivos por los que rechazaban el crédito, y tampoco me lo hicieron. Tengo los planos en casa, guardados y sin el crédito otorgado”, lamentó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario