Un brillante Festival de Cine hecho con profesionalidad y mucha pasión

La charla comenzó recordando la presencia de la ?Coca? Sarli y el cariño del heterogéneo público que la fue a ver y escuchar, lo que da pie para que Victoria comente: ?A mí me interesa que mis alumnos de la Universidad tengan toda esta oferta de talleres de cine, entre otras propuestas. Pero como integrante de la comunidad de Tandil me preocupa, justamente, toda la comunidad, que cada una de las personas puedan tener su espacio dentro del Festival. Por eso la diversificación, el cine en los barrios, en las escuelas, el video arte pensado para los chicos del polimodal, el cine para niños con una persona que elige cuidadosamente las películas, la sección de La Mujer y el Cine que fue otro de los segmentos muy vistos en el Festival?.
?Es ir consolidando ese lugar que arrancó hace dos años como una manera de ampliar la mirada, pensando en las múltiples perspectivas que tiene la industria por un lado; el rol social del cine también, esa dimensión de la que recién charlábamos y una mirada a largo plazo ?comenzó diciendo Claudia Castro y prosiguió-. Recuerdo tan claro el 2001, el Primer Festival, lo veo a Ernesto Palacios entrar con una hojita amarilla, trayendo una propuesta hecha en máquina de escribir con lo que habían soñado con un grupo de amigos para un Festival. La idea la tenían desde más de diez años atrás. Entonces recordar eso y ver este desarrollo y que Tandil está siendo elegida como set de filmación no sólo por sus paisajes maravillosos sino porque hay actores, técnicos, servicios, una cuestión de cercanía, es realmente impactante. Entonces también es nuestra responsabilidad mirar este Tandil  a 10, 15 años para ver cómo vamos creciendo, esto más desde una perspectiva de desarrollo local. En cuanto a lo social, lo que aportan las artes en la formación de las personas, en la calidad de vida porque todo aquel que tiene la oportunidad de sentirse igual a otro no es un excluido y esto lo da la gratuidad en el acceso, pero también el tener a mano un espacio por si no puede llegar hasta la sala. Nuestro Festival tiene una cosa fabulosa ?que algunos critican- y que es la ausencia del glamour. Pero también uno tiene que mirar su entorno y saber dónde vive, ya que nosotros tenemos cerca festivales maravillosos en términos de glamour con estrellas internacionales, en Mar del Plata y Miramar. El nuestro tiene otro perfil, mucho más humano y si bien uno se pone lindo para ir a la ceremonia, no se siente excluido si no tiene lentejuelas?.
Y justamente sobre el heterogéneo público apuntó: ?En el Aula Magna fueron a ver y escuchar a Isabel Sarli una diversidad de público increíble. Y esto sucedió en todos los lugares donde se proyectaba cine o se ofrecían charlas?.
También se refirió a la experiencia de Benito Juárez: ?Ellos pusieron en sus afiches, réplica del nuestro, ´Juárez se suma´, y me comentaba el Intendente que más allá de las funciones que se hicieron para las escuelas con una variada programación, entró una noche al cine,  lo vio repleto y se emocionó, porque ese cine teatro había estado mucho tiempo cerrado y lograron recuperarlo en la gestión anterior. Por eso insisto en que hay que pensar que las políticas no empiezan y terminan con una gestión de gobierno sino que requieren de esta mirada en el tiempo.

?DAN SENSACION DE FUTURO?
-Y la otra pata de esta mesa son los estudiantes universitarios, los primeros egresados de la Facultad que pusieron tanto entusiasmo.
Victoria Fuentes: -Verlos da sensación de futuro, porque nosotros estamos circunstancialmente en este momento poniéndole energía al Festival, pero podremos estar en algún momento con un rol diferente; sin embargo creo que esto queda para la Facultad y una ciudad a la que se viene a filmar encontrándose con un técnico formado, actores que pueden trabajar en películas. Me parece que es un insumo para esta ciudad, y todo este alumnado trabajando aprende tanto en una clase en la Facultad como en estas instancias de exposición?.
Claudia Castro: -Cuando terminó la entrega de premios, el director de Industrias Creativas del Instituto Cultural de Buenos Aires se me acercó para decirme ?este Festival tiene épica?. Y lo que pasa es que se siente que hay mucho trabajo profesional y casi nada librado al azar, pero hay mucha pasión y eso se nota. Cada uno desde su rol, producción artística, prensa, entre otros, sabiendo qué cosa debían hacer y lo hicieron muy bien.
-Cuando he dicho que este Festival era más austero que otros, la expresión no iba en desmedro de la calidad que, claro que la tuvo y mucha.
C.C.: -Hubo una selección muy cuidada y se lo agradecemos a Silvio Fischbein que nos fue marcando la línea, podemos decir que el 80% de los films fueron producto de la programación de Silvio y el resto participó proponiendo: Carla Martínez, gente de la Facultad de Arte, Ernesto Palacios, yo  entre otros. Entonces logramos sumar esfuerzos desde cada lugar. Y fuimos claros desde el principio en cuanto a las condiciones para los jurados e invitados y así y todo, pese a la austeridad, vinieron. Y cuando los fuimos a despedir ?se iban en un charter- nos saludaron con mucho cariño y como si nuestro gesto no fuera algo habitual. Llegados a la oficina pensamos que lo único que nos quedaba por delante era hacer las cartas de agradecimiento, ya que a pesar de las corridas disfrutamos el Festival porque estábamos convencidos de que habíamos trabajado con seriedad.

EN EL CENTENARIO
DE LA BIBLIOTECA
 ?La institución viene trabajando hace tiempo con el Festival y fue muy importante que la Universidad y la Municipalidad incorporaran a una ONG como la Biblioteca, de modo que estamos muy agradecidos por El Centinela que recibió la institución por su trayectoria. También es de destacar el trabajo mancomunado y está bueno que se permita que ingresen personas desde otro espacio físico y aporten ideas, por ejemplo porqué no para el año que viene tener una sección La Literatura y el Cine. Soy juarense y ver que la ciudad se ha sumado a este proyecto y que la gente se ha acercado al cine como no lo hacía antes, son indicadores de que las cosas se están haciendo bien?. (Manina García, presidenta de la Biblioteca Rivadavia)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario