Un buen porcentaje del electorado define su voto en los últimos días

El titular de la consultora SurVey, Oscar Nigro, analizó la campaña electoral, ya en la recta final rumbo al histórico balotaje del domingo, en el que finalmente se sabrá quién será el próximo presidente. Según el investigador, en esta instancia, un buen porcentaje del electorado termina de definir su voto en los últimos días.

Entre varios temas, el encuestador definió qué es la “campaña sucia”, y habló de la incidencia de las redes sociales y medios masivos de comunicación en la contienda electoral. Además, se refirió a las estrategias políticas de ambos candidatos, Daniel Scioli, por el Frente para la Victoria; y Mauricio Macri, por el Frente Cambiemos.

Por otro lado, celebró el debate que protagonizaron el domingo pasado y resaltó el alto rating que tuvo, que supo reflejar lo que la gente está pidiendo: “diálogo entre políticos”, manifestó. Asimismo afirmó que hoy en día el electorado elije a “la persona” por sobre “el proyecto” y juega un rol fundamental “la confianza” que inspire en la ciudadanía.

 

Un escenario “diferente”

 

En diálogo con El Eco de Tandil, Nigro señaló en principio que, a diferencia de una primera vuelta, en el balotaje “hay dos opciones” y en esta instancia hay gente que se decide “entre dos opciones que no le gustan demasiado y, me parece, ése es un porcentaje alto que va a decidir por quién no va a votar”.

Después subrayó que están quienes “votaron antes a Scioli o votaron antes a Macri, que uno supone que tienen mayor probabilidad de repetir su voto”, pero remarcó que quienes no lo hicieron, que reiteró “es un porcentaje alto, de cerca de un 30 por ciento”, tiene que decidirse por uno de los dos y “eso lo hace diferente”.

Planteó en consecuencia que habría que ver cómo reacciona la gente en ese punto, ya que es la primera vez que hay un balotaje a nivel presidencial, por lo que resaltó que “hay que analizarlo”.

Sin embargo, en líneas generales sostuvo que así como decidió en las Generales del 25 de octubre pasado, es ahora cuando la gente empieza a decidirse, en esta última semana y, sobre todo, a partir del jueves. “Me parece que el pronóstico se tiene que basar en estos últimos días”, indicó.

 

Las distintas estrategias

 

Por otro lado, analizó el grado de exposición y las campañas que ambos candidatos llevaron adelante durante estos meses. Por un lado, Daniel Scioli encabezó un gran abanico de actos en distintos lugares del país y, por el otro, Mauricio Macri prefirió bajar -tras el resultado de las elecciones Generales- su visibilidad en los medios.

“Son estrategias, sin dudas, pero supongo que ellos tendrán encuestas parecidas en las cuales alguno está arriba y el otro está abajo. Esto tiene que ver con cómo cada uno se sienta con respecto a la llegada que tiene en la gente. Si se cree que está bien como está, sería preferible que votaran hoy y finalizara la campaña cuanto antes. Y supongo que el otro esperará más días para poder expresar sus ideas y llegar a más gente. Esas son las diferentes estrategias y eso es lo que tiene que ver”, trazó Nigro.

Y entre esas estrategias, una de ellas también es bajar el nivel de exposición. “Creo que en algunos casos se podría haber optado por bajarlo. Me parecería que a veces hay un exceso de protagonismo de quienes están a cargo del marketing político, los consultores, los asesores, que todo el tiempo tienen que generar ideas nuevas y así saturan a la gente con un conjunto de mensajes. A veces, es preferible que eso no ocurra, es preferible que las campañas sean más tranquilas y con menos saturación de mensajes porque casi siempre terminan cansando”, manifestó.

 

“La gente sigue a la persona”

 

En otro punto, el titular de la consultora SurVey indicó que el electorado sigue “al candidato”, a la persona, por sobre “el proyecto” y, en este sentido, argumentó que “la gente tiene que tenerle confianza a la persona que está enfrente. Si uno le tiene confianza, es probable que piense que es trabajador, que tiene buenas ideas, que es una persona honesta, pero en verdad todo salió del grado de empatía que uno tuvo con esa persona. Si eso no ocurre, todo lo demás está atrás”.

Nigro confesó que “es increíble verlo”, y contó en lo personal que “nosotros hacemos encuestas en las cuales probamos, por ejemplo, con personas que no son conocidas. Entonces le presentamos una serie de imágenes distintas para que no se quede con una sola, y le decimos: `mírela, ¿cree que es honesta?, ¿cree que tiene capacidad de hacer cosas?, ¿cree que podría pensar en la gente?, ¿usted tiene confianza?´. Es decir, una serie de preguntas que hacemos supóngase 2 años antes, después se presentan y hay una relación directa entre la intención de voto y lo que pensaban antes”.

“Es decir -argumentó- la gente tiende a confiar en alguien, en creer previamente y después justifica: `por lo que hizo en tal lugar´ y, en verdad, tenía ganas de confiar en esa persona”.

“A veces hay funcionarios, políticos, que tienen una gran capacidad de trabajo, son muy buenos políticos, pero no llegan. Y hay otros que despiertan confianza por sólo estar, ése es el juego”, aseguró, pero aclaró que luego la gestión es importante “la gestión refuerza o no lo que uno pensó antes”.

 

La tendencia

 

Por último, respecto a qué porcentaje del electorado estima él que definirá su voto en estas horas, el académico admitió que si bien no tenía cifras, la tendencia se marca “en la última semana”, es decir, desde hoy y hasta el sábado inclusive.

“Nosotros hemos tomado encuestas en las cuales hicimos un mes antes y nos daba igual de lo que pasó. Si nosotros hacíamos eso ahora, nos equivocábamos de medio a medio, porque tenés que hacer todos los días hasta el viernes, sábado, para ver las tendencias”, remarcó, porque aclaró que en este caso ambos candidatos se postulan por primera vez a la Presidencia; distinto al caso de una reelección.

En ese sentido, concluyó que “cuando no se tiene cristalizada determinada opinión sobre alguien y todos más o menos largan de la misma línea, generalmente hay un porcentaje importante que se decide sobre el final”.
La “campaña sucia” y el rol de las redes sociales

 

Por otro lado, el investigador definió qué es la “campaña sucia”, de la cual se habló durante este último tiempo, mayormente desde la definición del balotaje hasta hoy. La describió como “una descalificación para aquel candidato o aquella campaña de candidatos que pone énfasis en lo negativo que es votar al contrario. La idea es que se decida por saber a quién no va a votar y, por decantación, votar la alternativa”.

No obstante, dudó en llamarla “campaña sucia”, pero insistió en que lo que se trata de hacer -en este marco- es “poner énfasis” en el aspecto negativo del contrincante.

“Es una estrategia como cualquiera, absolutamente válida”, explicó.

Nigro se refirió luego al rol de las redes sociales en el marco político y aclaró en ese sentido que es cierto que se utilizan cada vez más para intercambiar opiniones y formar redes, y también para informarse. Sin embargo, resaltó que una cosa es “intercambiar opinión y otra es ser influido por esa opinión”.

Desde su perspectiva, sigue pesando “mucho más” lo que le pasa al ciudadano en su vida cotidiana, cuando se levanta, cuando tiene que llevar a sus hijos al colegio, cuando sale a trabajar, cuando se relaciona con otros en el trabajo, si le alcanza o no la plata para poder consumir, si llega o no a fin de mes, en definitiva “todo lo que le pasa de manera inmediata, ésa es la manera que tenemos de reaccionar, ésa es la manera que tenemos de pensar y es eso lo que influye”.

Luego, sostuvo que si uno le coloca a las decisiones “aspectos más generales” como la desocupación nacional o “aspectos más abstractos”, forman parte de la coartada que uno mismo pone para justificar aspectos que son más concretos y más del día a día.

Por lo tanto, confirmó que “todo aquello que tenga que ver con las redes sociales y las comunicaciones, las campañas políticas, etc., forman parte de un conglomerado que integran el discurso y la opinión pública, pero no necesariamente influyen directamente en lo que uno va a decidir. Lo que le va a dar es un conjunto de herramientas que van a justificar algo que ya habías decidido antes”.

Sin embargo, aclaró que no niega el grado de influencia de las campañas o medios de comunicación, simplemente, reiteró: “Las decisiones son previas y son aún más intuitivas de lo que se cree”.

 

Diálogo y debate entre los políticos

 

El consultor celebró la gran repercusión que tuvo el debate que se concretó entre ambos candidatos presidenciales el pasado domingo. Admitió que particularmente le alegra que haya tenido ese excelente porcentaje de rating.

“Eso es algo tremendamente positivo y sienta un precedente para algo que se debe hacer, que es debatir entre políticos, no sólo en esta ocasión que hay elecciones sino en forma permanente”, subrayó Nigro.

Y consideró que quienes lo vieron, en verdad, lo que están pidiendo es “diálogo y un debate de ideas entre políticos, inclusive de distintas líneas. Después, si está de acuerdo o no con lo que dicen, o si le gustó o no el debate, es otra cosa”.

Más allá de ello, aseguró que no cree que cambie demasiado el debate en sí mismo el voto, pero sí puso énfasis en la cantidad de gente que lo vio y sobre qué es lo que está esperando la gente. “Me parece que el diálogo y debate político es bueno para toda la sociedad, de ahí a que decidan en base a eso, no creo”, aseguró.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario