Un estudio atribuyó la rotura de la viga a fallas en la construcción del monumento

Con un antecedente, el hecho fue inicialmente atribuido a un acto de vandalismo y repudiado por distintas organizaciones.
Lo cierto es que ante la sospecha de la existencia de errores en la construcción, dos ingenieros del área se presentaron en el lugar donde se encuentra emplazada la señalización como sitio de la memoria a la Quinta de los Méndez para evaluar sus características.
A través del informe “acerca de la rotura de la estructura del Monumento a la Memoria, la Verdad y la Justicia” al cual accedió El Eco de Tandil, los profesionales detallaron que “la estructura está compuesta por una gran viga colgada desde tres ménsulas cortas que emergen de las tras columnas triangulares” que representan la memoria, verdad y justicia.
La viga “cuyas dimensiones son 7 metros de largo por 0,50 metros de alto por 0,15 metros de profundidad, posee la mitad de su longitud en voladizo. Esta situación, debido al importante peso propio, generó esfuerzos sobre cada una de las ménsulas, de los cuales a priori se puede inferir que el más preponderante ha sido el esfuerzo cortante al que se le sumó un momento torsor por el voladizo en un extremo”.
Según el estudio, cada una de las ménsulas “debiera presentar la armadura en el borde superior, además de un importante estribado para absorber el esfuerzo cortante, y de una armadura de tipo tensor que une el borde superior de la ménsula en diagonal con el borde inferior de la misma, para introducirse en la viga colgada”.

La hipótesis de los profesionales
 
Sin embargo “esta situación no es la que se presenta, pues la única armadura que poseen las ménsulas está conformada por dos hierros de 20 milímetros de diámetro, sin estribos y que se encuentran ubicados en el extremo inferior de las mismas”, especificaron.
En efecto “como el hormigón es incapaz de absorber los esfuerzos de tracción generados en el borde superior y no se encuentra el hierro para tomarlos, colapsa la unión entre ménsula y viga, generando el desprendimiento de la viga”.
La hipótesis presentada “es corroborada por la forma en que están traccionados los hierros, por lo cual a priori, se demuestra que la caída de la viga ocurrió por peso propio debido a la mala disposición de la armadura, así como a la ausencia de armadura de corte, y no porque haya sido afectada por algún medio externo”.
En cuanto a este último punto, aclararon que “no hay presencia de marcas ni señales de amarres o deformaciones tanto en la viga como en las columnas, que indiquen que la viga pueda haber sido traccionada por algún medio motor para ocasionar su caída, por lo que se descarta esa suposición”.
 
“Errores graves”
 
Por otro lado, el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri, contextualizó que el lunes convocó a dos ingenieros del área para que elaboren un informe técnico que permitan establecer la eventual existencia de inconvenientes en la ejecución de la obra tras una visita que realizó al monumento una vez que se hizo pública la rotura.
Del análisis de la estructura se desprende la existencia de “errores graves en la construcción que seguramente han motivado el desprendimiento de la viga”, que se encontraba “pegada sin ninguna armadura”.
En consecuencia, el funcionario informó al Intendente sobre tal situación, quien enseguida se comunicó con el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Guido Carlotto, para anunciarle las últimas novedades, a la vez que “le envió el informe para que tomara conocimiento porque se trata de un nuevo hecho que aparentemente responde a una cuestión de falla en la construcción bastante grave”.
Asimismo, detalló que la viga “está tomada a los tres pilares a través de tres ménsulas cortas que no están armadas. Es como que está pegado en una superficie muy pequeña y el peso de la viga es importante”.
Mario Civalleri aseguró que “ciertamente es un problema estructural” el que presenta la señalización del sitio de memoria, que además “está absolutamente intacta”.
Por otro lado, el titular de Obras Públicas señaló que “nunca hubo ninguna presentación” en el área para autorizar la obra y consideró que “detrás de esto debe haber algún responsable de la construcción”.
 
El espacio
 
En el mismo orden, es preciso hacer referencia a la aprobación de la ordenanza por parte del Concejo Deliberante que permitió la colocación del monumento. En esa oportunidad, la iniciativa fue acompañada por la mayoría de los integrantes del cuerpo, salvo por el edil Claudio Ersinger (PRO) quien se mostró en desacuerdo por la ubicación propuesta.
Según aclararon, el Legislativo se limitó a ceder el espacio en el cual se emplazó el monumento y no en el proyecto, cuyas características y asesoramiento técnico corrieron por cuenta de la Red Federal de Sitios de Memoria, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario