Un final con incidentes en el partido de quinta

Juan Salvi, capitán de la 5ta. de Gimnasia, estaba designado para integrar el banco de primera. Sin embrago, unos minutos de furia en el final del partido que Independiente ganó por 1-0 le quitaron esa posibilidad y seguramente le traerán graves consecuencias disciplinarias. Salvi agredió a un defensor rojinegro cuando la pelota no estaba en juego. Cuando el árbitro Carlos Rivero le mostró la roja, persiguió a otro jugador local con intenciones de agredirlo, y para sus compañeros fue muy difícil detenerlo. En lugar de irse por el túnel, salió por una puerta lateral insultando a los hinchas locales, y antes de ingresar al vestuario golpeó el vidrio de una ventana con el puño, lastimándose la mano. Sus padres, que se acercaron para contenerlo, lo llevaron al hospital para hacerle las curaciones. Una tarde de furia que le costará caro a Salvi.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario