Un funcionario honesto devolvió 10 mil pesos que le habían pagado de más

Se trata de Rubén Armando Ortiz, que es martillero público, docente y asesor de la Dirección de Tierras Fiscales del municipio de Tartagal. Ortiz concurrió ayer a la sucursal del Banco Macro Tartagal para cobrar un cheque de 30 mil pesos y fue atendido por el cajero, Juan Peralta, quien le entregó 4 fajos con billetes de 100 pesos.
Según consignaron medios periodísticos locales, Ortiz tomó el dinero y se dirigió en forma inmediata hacia otra sucursal bancaria para realizar un depósito. Una vez concluído el horario bancario, el tesorero del banco Macro, Víctor Sagárnaga, constató al realizar primer arqueo de caja que faltaban 10.000 pesos. En tanto, el funcionario municipal advirtió, tras realizar el nuevo depósito, el sobrante de 10 mil pesos en su maletín, por lo que decdió avisar al Banco Macro que el dinero estaba en su poder.
“En ningún momento dudé en devolverlo simplemente porque no era plata mía, lo que sucede es que el hecho llamó la atención porque nadie desconoce que una entidad bancaria, retirado de la ventanilla, no hay reclamos para el cliente, pero tampoco para el cajero o para el Banco”, argumentó Ortiz en declaraciones periodísticas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario