Un hombre con frondoso prontuario fue detenido, acusado por un violento asalto

Personal de las diversas dependencias policiales de Tandil y la Subdelegación local de la DDI realizaron ayer siete allanamientos, con el saldo de la detención de un hombre con numerosos antecedentes penales, al cual se le imputa una violenta salidera bancaria ocurrida el martes 3 de junio en Tandil.
Por disposición del juzgado de Garantías interviniente, a cargo del magistrado José Alberto Moragas, los integrantes de la fuerza de seguridad detuvieron a Julio César Paz (43), que fue interceptado en momentos en que se aprestaba a comenzar su jornada laboral en una zinguería ubicada en proximidades de la Ruta Nacional 226 y Gómez.
El hombre estaba acusado por el asalto sufrido aproximadamente a las 14 del mencionado día cuando la víctima intentaba ingresar al estudio contable Sánchez-Maiarú, en Chacabuco al 800, tras realizar una extracción de dinero en la sucursal local del Standard Bank, en Pinto al 600.
Durante el atraco resultó herido Rubén Sanzoni, que había llegado al lugar junto a su esposa y fue sorprendido por dos personas que se desplazaban en un vehículo Fiat Uno, color bordó.
El asaltante extrajo un arma y apuntó a la víctima, mientras exigía la entrega del dinero ?unos 20 mil pesos-, y se produjo un forcejeo que terminó con el disparo a quemarropas que impactó en la zona del cuello.
Sanzoni debió ser intervenido quirúrgicamente y permaneció varias jornadas en el área de cuidados intensivos, recaratulándose la causa a ?Homicidio criminis causa con robo agravado por el uso de armas?.

La investigación

 

Desde un primer momento las sospechas apuntaban el ex convicto detenido en las últimas horas, aunque la fiscalía y los investigadores no habrían contado inicialmente con todos los elementos probatorios como para requerir la detención del acusado.
Las versiones señalan que recién en las últimas jornadas se habría podido lograr el aporte de un testimonio que resultó fundamental para cerrar el círculo y posibilitar que el fiscal Gustavo Morey efectúe los pedidos de allanamientos.
Un reciente incidente familiar que tuvo como protagonista a Paz habría servido para corroborar que permanecía en la ciudad y determinar posibles paraderos, en tanto que también fue demorado por algunas horas.
Sin embargo, el prudente trabajo no orientó formalmente sospechas hacia el caso en cuestión debido a que no había elementos suficientes como para sostener una eventual detención.
Paz, que fue condenado hace unos años por el resonante crimen del productor papero Juan Cano (ocurrido hace casi una década), siguió siendo discretamente sospechado.

Los allanamientos de ayer

De acuerdo con lo que se pudo conocer en fuentes cercanas a la investigación, ayer se concretaron siete allanamientos en procura no sólo de la detención de Paz sino también del secuestro de elementos probatorios, tanto del caso analizado como de otros hechos resonantes ocurridos en los últimos días en Tandil.
Un gran despliegue policial acompañó los procedimientos, considerando que el acusado está tildado como de ?alta peligrosidad? y que la policía bien conoce la habilidad demostrada para eludir procedimientos en su contra.
Paz fue detenido en un allanamiento realizado en una empresa ubicada en Macaya y Gómez; en tanto que también fue allanada su morada, en Necochea al 300, y una casa familiar de Paraguay al 600.
Además hubo requisas en De los Granaderos al 300, Constitución y Roca, Mitre al 1.700 y en Pereyra al 400, en la zona posterior al barrio Mirage.

A disposición judicial

Paz fue trasladado a la Seccional Primera local, quedando a disposición de la Justicia, estimándose que en las próximas horas se llevarían adelante diversas diligencias, entre ellas reconocimientos en rueda de personas.
Además del trámite de declaración indagatoria, no se descartaba anoche un eventual traslado a una dependencia policial de la zona con mayor seguridad a los fines de evitar riesgos de fuga.
Mientras tanto, durante la tarde de ayer se analizaba el resultado de los allanamientos y los secuestros efectuados, con vistas a determinar la posible vinculación del detenido con otros asaltos resonantes ocurridos en los últimos tiempos en Tandil.
Además del asalto a Sanzoni se intentaría probar la posible relación del detenido con el asalto sufrido el domingo por la mañana por el abogado penalista Jorge Dames y su esposa.

 

Los antecedentes

 

Julio César Paz había sido condenado a 23 años de reclusión el lunes 8 de septiembre de 2003 por el Tribunal Oral Criminal de Dolores, al ser hallado penalmente responsable de los asesinatos del comerciante Juan Nigar Jensen y del productor Juan Antonio Cano, hechos ocurridos el 1 de diciembre de 1997 y el 11 de agosto de 1998.
En el mismo juicio, otro tandilense ?Fernando Darío Serra- fue condenado a 17 años de prisión, el ser considerado como coautor del crimen de Cano.
Hubo en la causa numerosas presentaciones de la defensora oficial Verónica Olindi Hespi y a fines de octubre último se conoció la información sobre el beneficio de salidas laborales transitorias, medida dispuesta por la justicia de Ejecución Penal de Azul al considerar que Paz estaba comprendido en la denominada ?Ley del dos por uno?, norma derogada el primero de junio de 2001.
Como a esa fecha carecía de sentencia firme, su tiempo de detención se consideraba doble y su cómputo de pena superaba el 50 por ciento.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario