Un hombre discapacitado pide al Municipio ayuda con el alquiler hasta recuperar su vivienda

Por esta razón se acercó a esta Redacción desesperado, advirtiendo que ya no tiene nada que perder. Afirmó que intentó hablar con el intendente Miguel Lunghi, pero nunca lo atendió. “Si yo mañana me pongo con una carpa y digo: `Me mato acá´, porque perdí todo y yo lo hago porque la mitad del cuerpo no la siento, se va a tener que hacer responsable él porque él es el jefe de la comuna de Tandil”.
En diálogo con El Eco de Tandil, Elizaga contó que la razón por la cual se acercó es porque hace un año presentó la documentación correspondiente en el Instituto de la Vivienda provincial sobre la casa ubicada en avenida Buzón 266, que pertenecía  a su papá y “se dilata mucho el tema”. Mientras tanto, está esperando y alquilando una casa, y si bien el Municipio lo asiste con mil pesos, aclaró que “el alquiler es de 1800 pesos y si eso no se resuelve pronto, casi diría de inmediato, porque no puedo pagar más, yo me quedo en la calle”. 
En detalle, el vecino informó que “la situación actual la tiene el Instituto Provincial de la Vivienda con la carta de oposición mía, que hizo la concejal Stella Maris Cena que fue la única que le dio importancia”. 
“La documentación fue enviada en septiembre de 2013, yo viajé nueve veces a La Plata para hablar con el arquitecto Opel, que es el jefe, y me dijo que esa casa yo no la había perdido, me retó por lo que hice, pero me dijo que tenía que esperar a que salga la sentencia en Fiscalía de la Nación para hacer el desalojo correspondiente”, relató.
Actualmente, aclaró que “habita la vivienda –a nombre de su padre- la concubina de quien se la alquilé yo. Se llama Iglesias de apellido, con lo que me pasó no tengo miedo a nadie, el alquiler fue de 2008 a 2010, que se terminó, ahora hace cuatro años que están viviendo gratis y la casa sigue viniendo a nombre de mi papá, todo a nombre de él”.
Reiteró Elizaga que “si bien agradezco los mil pesos que me dan, tengo que pagar 1800 y no los tengo, y tengo una casa toda amoblada, hasta el inventario también acá, y no puedo tenerla”.
Si bien aseguró que estas personas tienen los servicios al día, advirtió que “lo que no pueden pagar es la cuota de la casa -está al día- y vence mañana. No pueden escriturar, no pueden hacer nada porque esa casa fue otorgada a mi padre, así que pediría a los políticos de Tandil que se pongan los pantalones largos, la manito en el corazón y le den una mano a un discapacitado, porque tenemos leyes que nos amparan y no es un escudo, simplemente es la verdad”. 
Reiteró que “fui nueve veces a La Plata. El señor Opel le mandó a pedir la documentación de discapacidad a la concejal Cena, eso demora mucho, pero me dijo que yo la casa no la había perdido, me dan otra oportunidad”.
 
Una ayuda
con el alquiler
 
Afirmó que “donde estoy, estoy bien”, y criticó que “hay gente que le pagan 2500 pesos de subsidios, yo lo he visto porque voy a cobrar ahí, y lo que pido por favor es poder pagar el alquiler donde yo estoy. Hoy estuve hablando con Luis Cena, un amor de persona, el hijo de Stella Maris, y me dijo: `Mirá, si te pagaran hasta que esto se resuelva, sería mejor, pero nosotros no podemos hacer más nada, hicimos lo que teníamos que hacer. Se mandó a La Plata, está todo encaminado, pero vos no podés esperar más porque te agarra un pico de presión y te morís´”.
Consultado si pudo hablar con el resto de los concejales, dijo que sí, pero que todos le dijeron que “no se puede”.
Indicó que en la Secretaría de Desarrollo Social fue atendido por Rubén Diéguez, el subsecretario, que “tuvo la amabilidad de darme los mil pesos”. 
En tanto, criticó al intendente Miguel Lunghi porque buscó hablar con él y “no me quiso atender nunca. Nosotros molestamos, entonces si mañana yo me pongo con una carpa y digo `me mato acá´, porque yo perdí todo y yo lo hago porque la mitad del cuerpo no la siento, se va a tener que hacer responsable él, porque él es el jefe de la comuna de Tandil. Entonces, como nunca está y nadie me atiende, me mandan de un lado para el otro. Creo que yo también tengo derechos”.
“Mi teléfono es 154-673019”, informó, por si alguien puede ayudarlo a resolver su situación. “Tomo 17 remedios por día, que lo tengan en cuenta. A mucha gente le dieron vivienda y no le corresponde. Esta gente vive gratis y no le corresponde”, culminó Elizaga.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario