Se lleva adelante un juicio por homicidio en el marco de la violencia de género

El jueves inició un juicio oral y público en el que se juzga la responsabilidad penal de una mujer que mató a su pareja, en un contexto de violencia doméstica que terminó en la tragedia que ahora se ventila en la sala de debate, a continuar mañana.

Oportunamente, el ministerio público fiscal elevó la causa bajo la figura de Homicidio agravado por el vínculo y, alternativamente, para el supuesto de no prosperar la calificación sustentada y que se entienda que el medio empleado no debía ocasionar la muerte y solo lesiones, los hechos debieran ser calificados como homicidio preterintencional.

A grandes rasgos, a priori, el fiscal Marcos Eguzquiza considera el marco en que se sucedieron los hechos pero alude al exceso de la legítima defensa en que empleó la acusada.

La postura de la defensa, a cargo de Diego Araujo, se centra en que su pupila resultó víctima de violencia de género, por lo que en todo caso debía encuadrarse los hechos en el delito de Lesiones, por lo que exigirá la absolución.

Bajo las opuestas líneas argumentativas de las partes, inició el juicio llevado adelante por los jueces Pablo Galli, Guillermo Arecha y Agustín Echevarría, quienes comenzaron a escuchar la prueba ventilada, principalmente aquellos testimonios que aludieron a la relación tortuosa de la pareja que derivó en denuncias varias por agresiones y el final fatídico anunciado.

Los hechos

Al decir de la requisitoria fiscal, el 13 de abril de 2013, siendo aproximadamente las 19.45, en el interior del domicilio sito en calle Magallanes 218, la imputada, utilizando un trozo de vidrio que había previamente envuelto con una remera en uno de sus extremos para sujetarlo, y con la finalidad de quitarle la vida a su ex pareja Martín Ismael Varela, de quien tenía conocimiento se hallaba en un delicado estado de salud por ser portador de HIV, con signos avanzados de la enfermedad, lo atacó intencionalmente y logró efectuarle un corte en la vena yugular anterior y la vía aérea superior, al penetrar en la parte anterior de la tráquea, lesiones todas ellas que implicaron un riesgo de vida para la víctima debido a que, producto de la lesión, además del profuso sangrado que tuviera previo a su internación, sumado a su cuadro de base, generaron una dificultad respiratoria, una pérdida considerable de sangre y un inminente foco de infección.

A raíz de la lesión sufrida, Varela fue internado en la sala de terapia intensiva del Sanatorio Tandil y el Hospital Municipal Ramón Santamarina, y en los días sucesivos, tras permanecer 20 días internado, no obstante la asistencia médica ininterrumpida que recibiera, producto del agravamiento de su cuadro como consecuencia de la lesión descripta y un proceso infeccioso, sufrió un paro cardiorrespiratorio que ocasionó el deceso el 3 de mayo de 2013 en el Hospital local.

Frente al fatal desenlace se cambió la carátula y se imputó a la exconcubina, Yanina Andrea Marconi (28), con quien la víctima mantendría una conflictiva relación de pareja.

Oportunamente, por el caso se dijo que se enmarcaba en una “clara situación de violencia de género” que se remonta desde hace tiempo entre la pareja y que incluso derivó en varias presentaciones judiciales.
Respecto del episodio ocurrido la noche del sábado 13 de abril, se indicó que en medio de una fuerte discusión, la mujer recibió un golpe por parte de la víctima y que, en un intento “desesperado” y “de defensa”, lo lesionó con un pedazo de vidrio.

El hecho

Según se informó en estas páginas, alrededor de las 20 de aquel sábado, un conflicto de pareja que se venía extendiendo en el tiempo generó graves lesiones a uno de sus integrantes, como desenlace de una fuerte y violenta discusión ocurrida en una vivienda de Magallanes al 200.

De acuerdo a lo indicado en fuentes policiales, los integrantes de la pareja habrían vivido una traumática relación que terminó con el distanciamiento y hasta con medidas legales y restricciones tendientes a evitar contactos.
Lo concreto es que ese sábado a la noche el hombre concurrió a la vivienda en la que habitaba Yanina Andrea Marconi, generándose un enfrentamiento que terminó con el hombre herido.

Tras pedir auxilio, Martín Varela fue trasladado al Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, desde donde debió ser derivado al Sanatorio Tandil. Una vez allí, los médicos dictaminaron que presentaba una profunda lesión compatible con arma blanca en la zona del cuello. Posteriormente, la policía determinó que las lesiones habrían sido provocadas con un vidrio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario