Un incendio afectó alrededor de 700 hectáreas en la zona de los molinos eólicos de Cretal

El foco ígneo comenzó temprano por la mañana y se extendió hasta entrada la tarde sobre  el sector donde se encuentran las instalaciones de la cooperativa eléctrica rural, al cual se accede por un camino ubicado a dos mil metros del peaje La Vasconia de la Ruta Nacional 226 (en dirección hacia Mar del Plata).

Las llamas afectaron alrededor de 700 hectáreas de pastizales, rastrojos de trigo y una porción de un importante bosque de pinos ubicados sobre un lateral del cerro.

 

Trabajo en el lugar

 

Las tareas en el lugar comenzaron a las 8.45, cuando un automovilista que circulaba por la Ruta Nacional 226 advirtió la intensa columna de humo que surgía del cerro y dio aviso a Bomberos.

Inmediatamente una dotación del Cuartel Central se dirigió hacia la zona y constató que se trataba de un importante incendio de pastizales con riesgos de propagarse hacia un bosque de pinos.

Por tal motivo solicitó apoyo a la dependencia y minutos después se hicieron presentes dos autobombas y dos camionetas.

Dadas las circunstancias del episodio, personal a cargo convocó la colaboración del avión hidrante para controlar el fuego “lo antes posible”, y de dos camiones hidrantes de la Dirección de Vialidad del Municipio a través de Defensa Civil para abastecer las dotaciones.

Tras varias horas de intensas tareas, que por momentos se complicaron por las características del lugar (falta de caminos, piedras, arboleda, pastizales, arroyos), los uniformados lograron sofocarlo alrededor de las 19.

Si bien se presume que el siniestro se habría iniciado en una chacra ubicada en la zona posterior al cerro, desde la repartición indicaron que se desconoce por el momento el punto exacto donde ocurrió y las razones.

 

Afectación

 

Finalizados los trabajos en el lugar, el jefe del Cuartel Central de Bomberos, subcomisario Ramón García, indicó que se quemó gran parte del cerro donde se encuentran ubicados los dos molinos eólicos que, al menos en lo que hace a su estructura externa, no habrían sufrido daños.

En concreto, calculó que el fuego consumió cerca de 700 hectáreas y enfatizó que “fue bastante complejo poder desplazarse para intentar sofocarlo” en base a que hay ciertos sectores del cerro que no cuentan con caminos trazados y pastizales muy altos.

“Se hizo un contrafuego importante para evitar su propagación”, aseguró García.

Luego confirmó que el avión hidrante solicitado para combatir el fuego operó en forma parcial dado que sólo alcanzó a realizar tres descargas de agua sobre la zona más afectada. “La conformación de una tormenta eléctrica sobre la ciudad (en horas de la tarde de ayer) no permitió más pasadas porque no estaban dadas las condiciones”, graficó.

Reconoció que la participación de la unidad no ayudó a atenuar el incendio puesto que “con tres tiros es prácticamente nula la ayuda en base a la estrategia que uno establece para trabajar”.

No obstante resaltó la importancia de contar con un avión hidrante con base en la ciudad en caso de requerir su intervención ante la aparición de un incendio.

 

Proteger el pinar

 

En cuanto a las dos hectáreas de pino ubicadas en cercanías al lugar donde se produjo el incendio, especificó que las llamas alcanzaron un pequeño sector. “Se quemó la pinocha del suelo, los árboles no. Obviamente habrá algunos más afectados que otros pero no hubo incendio de copa”, describió el subcomisario.

En diálogo con este Diario, reconoció que en un principio se intentó proteger el monte. En este caso, dado que las llamas no alcanzaron la parte superior de las plantas “se pudo trabajar por debajo”, y que fue “bastante lento para poder cortar el fuego”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario