Un joven tandilense se fugó del penal de General Alvear

Anoche, diversos medios confirmaron que el fugitivo, no pudo ser recapturado, fue identificado como Sebastián Alejandro Zabala Olagaray.
La cárcel en cuestión es de régimen abierto y está ubicada a unos diez kilómetros del casco urbano de la mencionada ciudad.
Si bien en forma oficial no se proporcionaron mayores detalles, se conoció que el interno seguía alojado en la cárcel a las 2 y que faltó en la requisa que se concretó a las 5 de la madrugada.
Medios de General Alvear señalaron que fuentes del Servicio Penitenciario confirmaron que el interno afrontaba problemas familiares dado que su esposa está enferma.
Las versiones periodísticas indican que Zabala se habría trasladado hacía la planta urbana y solicitó un remís que lo llevó a la rotonda de la Ruta Provincial 51, pasando antes por un control policial.
Según trascendió, un camionero que estaba revisando las gomas en el cruce al arribo del interno, lo habría llevado hasta Azul.
Se especula que allí podría haber tomado un micro hacia Tandil.


Con otra evasión
 
Zabala es recordado en Tandil por haberse fugado del edificio judicial penal de Tandil el 1 de diciembre de 2009, tras deshacerse del guardia que lo custodiaba cuando solicitó ir al baño.
En aquel momento el joven estaba alojado en la Unidad Penal 38, de Sierra Chica, y había sido trasladado para declarar en el marco de la causa por la que estaba detenido.
A los tres días, en la ex fábrica láctea ubicada en 4 de Abril y el pasaje 1 de Mayo, se logró la detención del evadido, en el marco de un gran operativo policial y penitenciario.
En aquella oportunidad, funcionarios penitenciarios señalaron que en la zona se había observado la presencia de familiares del prófugo, por lo que se intensificó la búsqueda con resultado positivo.
Cabe indicar que la detención inicial de Zabala se produjo tras un raid delictivo realizado en la zona céntrica. Tal acción había comenzado en el local de Granja El Reencuentro, ubicado en Chacabuco y Sarmiento.
En el lugar se activó el sistema de alarmas ante el ingreso del autor del robo y prontamente llegó un móvil de la agencia de monitoreo.
En aquel momento se señaló que el trabajador de seguridad observó la huida del autor del atraco y cuando intentó demorarlo fue amenazado con una cuchilla, por lo que debió cesar en su intento.
La policía fue alertada del caso, en tanto que se montó un rastrillaje por la zona.
Mientras tanto, el joven habría ingresado a dos comercios ubicados en la misma manzana: la cerrajería Llavetán, de San Martín 480, y una lencería lindera.
Finalmente, el sospechoso fue hallado por la policía en Yrigoyen al 500.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario