Un maestro golpeó a un alumno que le tiró una tiza

Fuentes policiales informaron que, en su declaración, el maestro admitió la agresión y se defendió diciendo que el chico lo sacó “de quicio”. A raíz de la paliza, el alumno -cuya identidad no trascendió por cuestiones legales- sufrió una hemorragia bucal que le dejó la ropa manchada de sangre.
Según indicó el matutino El Liberal, de esta ciudad, el incidente se desarrolló en un colegio de la localidad santiagueña de Quimilí luego de que una tiza que arrojó el estudiante impactara en la cabeza del docente. Inmediatamente, el maestro respondió golpéandolo y llevandolo a la Rectoría con violencia, al punto tal de provocarle heridas sangrantes en la boca. La agresión se produjo la semana pasada, aunque recién trascendió ayer con la denuncia policial hecha por la familia del menor. Ante las autoridades del Colegio Agrotécnico, el docente admitió que se excedió en su reacción frente al alumno.
De lo sucedido fueron testigos docentes, administrativos y parte del alumnado que ?según la denuncia de la madre- vieron cómo su hijo era llevado “a los golpes” por el profesor hasta la Rectoría.
En la exposición policial, la madre contó que los golpes se realizaron con la mano abierta, en el aula, y que continuaron por las escaleras camino a la Rectoría hasta que sus prendas de vestir se mancharon de sangre. A poco de regresar al aula, el docente fue requerido por las autoridades, circunstancia en la que habría tomado por la solapa al estudiante para amenazarlo a los gritos.
Al examinar al adolescente, el médico de policía Julio Galiano constató escoriaciones en el labio superior y señaló que se trataba de “lesiones curables en cinco días, salvo complicaciones.
“Una docente que fue testigo de parte de los hechos afirmó, citada por El Liberal, que su colega se encontraba absolutamente “desconocido” cuando tuvo el incidente con el estudiante.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario