Un marplatense murió tras chocar con una alcantarilla durante la tormenta

El más grave de los casos sucedió aproximadamente a las 16 de ayer a la altura del kilómetro 202 de la ruta que une Tandil con Azul, lugar en el cual se despistó un auto e impactó de lleno contra una alcantarilla.
El único ocupante del rodado quedó atrapado en el vehículo y si bien prontamente fue auxiliado por personal médico, al ser retirado del interior del rodado se comprobó que había fallecido.
La víctima fue identificada oficialmente como Ariel José Molinari, de 34 años, domiciliado en la calle Entre Ríos al 1900, de la ciudad de Mar del Plata.
El hombre circulaba en dirección Azul-Tandil a bordo de un vehículo Toyota Corolla, dominio GJJ 848.
De acuerdo a las primeras presunciones tras la evaluación del lugar del accidente, el despiste podría haber tenido relación con la presencia de un importante caudal de agua sobre la cinta asfáltica, la cual habría provocado que el conductor perdiera el control del vehículo.
Lamentablemente, la tarea de rescate realizada por efectivos de la empresa Concesionaria Vial 1, del Hospital Municipal Ramón Santamarina, de bomberos Tandil y de Seguridad Vial no logró el objetivo inicial que era el traslado con vida del herido hacia un centro asistencial.

En el mismo lugar
 
Un segundo vehículo que circulaba en el mismo sentido también se despistó a los pocos minutos, en un accidente que fue considerado sin vinculación directa con el choque mortal.
El nuevo hecho no provocó lesiones al conductor de una camioneta Toyota Hilux, dominio KWI 161.
El hombre fue identificado como el veterinario Emiliano Bellido, con domicilio en Tandil.
 
Otro despiste
 
En tanto, tres kilómetros antes, un tercer rodado sufrió un despiste al intentar cruzar por un sector de la ruta que estaba cubierto de agua.
El auto, un Fiat Palio color rojo, era guiado por un militar local que resultó ileso y que junto a allegados logró contactarse con la grúa y sacar su auto de la complicada ubicación en la que había quedado.
Sucedió en momentos en que el personal policial y de emergencia trabajaba en el intento de rescate del automovilista fallecido.
Posteriormente, a esa altura -kilómetro 199- se procedió a interrumpir el tránsito dada la gran cantidad de agua y suciedad que impedía la circulación segura.
 
Falsa alarma
 
Paralelamente, circuló en diversos ámbitos -tanto privados como oficiales- la versión acerca de la existencia de otro choque con lesionados de gravedad en un sector cercano de la misma Ruta Nacional 226.
Sin embargo, con el correr de las horas y la concurrencia de vehículos de emergencia de Tandil y de Azul, se comprobó que se trataba de una información errónea.
Inicialmente se especulaba que dos rodados que transitaban en sentido contrario habían chocado frontalmente y que había una persona fallecida.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario