Un matrimonio sufrió el cuarto robo en su vivienda ubicada en Villa Aguirre

Un matrimonio del barrio de Villa Aguirre sufrió por cuarta vez un robo en su casa ubicada en la calle Casacuberta 2310. El hecho ocurrió entre las 18 y la medianoche de este domingo. Aprovechando la ausencia de los moradores, delincuentes forzaron la puerta trasera de la cocina y se alzaron con un televisor y un minicomponente.

Tras lo sucedido, las víctimas Gloria Elsa Cadona y su marido Orlando Di Martino, se comunicaron con El Eco de Tandil para dar a conocer públicamente el robo.

Di Martino relató que a las 18 se fueron a la mateada que organiza el club Unión y Progreso y volvieron alrededor de la medianoche. “Cuando llegamos con el remís, Gloria se dio cuenta de que nos habían robado porque había dejado la radio prendida y no se escuchaba nada. Cuando entramos, vimos que la puerta estaba abierta y nos faltaba el minicomponente y el televisor”, detalló el hombre de 86 años.

Inseguridad
en ascenso

Rápidamente dieron aviso a la policía, que arribó al lugar a los pocos minutos. Los vecinos destacaron el accionar de los efectivos y agradecieron su pronta respuesta. “Vino la policía de la Seccional Cuarta y ahora tenemos que ir a hacer la denuncia por el seguro”, detalló.

Di Martino advirtió que “ya es la cuarta vez que nos roban. La última fue hace un año. Acá hace poco a un hombre le forzaron la puerta y le robaron también”.

Aclararon que no suelen dejar la casa sola, sino que cuentan con una señora que se las cuida cuando ellos se van. “Siempre viene, pero el domingo dijimos: `Vamos, si ya nos fuimos todos los domingos y no pasó nada´. Y nos fue mal”, lamentó.

Admitieron que les da mucha bronca e impotencia que les haya pasado esto ya por cuarta vez y no tener una solución. “Ya conocen la casa, esta vez anduvieron en la cocina solamente, pero otra de las veces sí entraron a los cuartos y a ella le robaron todo. Ahora habíamos dejado todo con llave”, señaló el vecino.

Su esposa confesó que no pueden vivir más así, es más, contó que ya el año pasado tenía ganas de mudarse del barrio, incluso embaló algunas pertenencias, pero dijo que su marido no quiere. “Imagínese que le quieren alquilar un departamento con cocina y pieza, pero uno acá tiene un terreno, estamos acostumbrados a vivir acá”, finalizó el hombre.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario