Un niño sufrió graves lesiones en el rostro al ser mordido por un pitbull

Un nene de dos años sufrió graves heridas en el rostro al ser mordido por un pitbull en una vivienda situada en Labardén al 2500, en el barrio de Villa Aguirre. El pequeño fue asistido en un primer momento en el Hospital de Niños “Doctor Debilio Blanco Villegas” y luego derivado al Hospital materno Infantil Tetamanti de Mar del Plata donde le practicaron una cirugía plástica.

El hecho sucedió el miércoles cuando el niño concurrió con su madre a la casa de unos familiares y repentinamente el perro lo atacó, provocándole heridas de consideración en la cara. Momentos después arribó una ambulancia que lo trasladó al Hospital de Niños, donde le realizaron las primeras curaciones, pero luego fue derivado al centro asistencial de Mar del Plata, por requerir una cirugía plástica.

La directora del Hospital de Niños, Marta Brea, explicó que las heridas que el pequeño sufrió en el rostro fueron de mucha gravedad, comprometiendo la piel, la glándula parótida, piezas dentales, paladar, maxilar y nervio facial. Fue derivado a Mar del Plata con el fin de que le realizaran una cirugía plástica para intentar reconstruir el rostro del pequeño.

 

Perros agresivos

En diálogo con El Eco de Tandil, el director de Bromatología, Omar Olivera, confirmó que los padres del pequeño realizaron la denuncia pertinente en la dirección que preside y que el perro ya fue derivado a uno de los caniles que tienen el predio municipal.

“Un profesional nuestro que trabaja en Zoonosis estuvo en el lugar y lo que me dijo es que el chico entró en un domicilio con familiares y estaba este perro, que lo atacó y le lastimó la cara”, explicó.

Olivera lamentó que “mucha gente tiene esos perros y no toman los recaudos necesarios”. No obstante, el animal tenía un bozal colocado al momento de provocarle las heridas al pequeño, lo cual evitó que pudiera causarle más lesiones aún.

“Según me dijo el veterinario, el perro siempre andaba con un bozal puesto, pero pienso que debe ser ese tipo de bozal abierto porque le alcanzó a pellizcar el cachete. No fue un mordiscón grande, no ha podido abrir mucho la boca porque si no, todo hubiese sido mucho peor”, admitió.

Luego de ocurrido el hecho, el pitbull fue trasladado a otra vivienda donde permaneció hasta que el personal de Bromatología pasó a retirarlo ayer al mediodía. A partir de ahora, indicó que “deberá estar 10 días en observación por la mordedura, y seguramente al mismo dueño no va a volver porque el hombre tiene algunos problemas de salud y por lo que me dijeron no es fácil que pueda dominarlo, así que veremos qué determinación se toma”.

No obstante, recalcó que “si no hay seguridad en la casa donde estaba el perro, quedará en los caniles” e incluso mencionó casos en los cuales los mismos propietarios “han decidido hacer eutanasia”.

“Ocurrió una vez con un rottweiler hace años que atacó a un chiquito dentro de una casa y el dueño dijo que ese perro era muy agresivo y que no lo quería más y le practicaron eutanasia, ante el riesgo ocasionaba. Pero fue decisión del dueño”, manifestó.

En tanto, aseguró que el profesional que capturó al perro  “dijo que en apariencia era bastante dócil, pero atacó al chico de ese modo y el nene no había intentado tocarlo, ni nada por el estilo, no lo fue a molestar, directamente lo atacó”.

“Un familiar del dueño del perro lo llamó al veterinario porque creo que lo querían sacrificar y es lo que no hay que hacer en esos casos, porque hay que realizar la observación 10 días para evitarle problemas al chiquito tras aplicarle todas las vacunas. Si sacrificás al perro tenés que enviar la cabeza a hacer la observación correspondiente a Avellaneda o a La Plata para hacer el diagnóstico patológico y saber si tenía rabia o no. Se complica mucho más”, expuso.

Y afirmó que si los dueños no lo quieren o se considera que no pueden tenerlo, quedará en los caniles de Bromatología donde “tenemos dos pitbull más, un rottweiler y un dogo, capturados en la calle. Uno que había mordido y los otros por situaciones amenazantes, uno de ellos mató como cinco perros en el barrio, intentó morder un par de personas así que lo capturamos y lo tenemos allá hace un tiempito”.

 

Gran cantidad de mordeduras

 

Por otra parte, Olivera indicó que tienen muchas denuncias de mordeduras y de hecho, hay 300 mordeduras declaradas al año, lo cual promedia aproximadamente 25 casos por mes.

La mayor parte de los casos se da con personas que andan en bicicleta o moto, a los cuales generalmente les muerden los tobillos.

“La mayor parte de los que muerden en la calle tienen dueño, aunque a veces tenemos algunos callejeros que también lo hacen”, sostuvo, pero admitió que no es tan común ver casos de que ataquen a niños.

“Generalmente los accidentes con nenes son dentro del domicilio, perros de ellos o de algún familiar”, señaló.

Explicó que “cuando hay una mordedura de calle y quieren iniciar una acción legal, lo pueden hacer, la denuncia la pueden hacer en policía o fiscalía, tienen obligación de tomar ese tipo de denuncia, principalmente cuando es un perro de raza peligrosa. Al ser dentro de la casa es diferente pero la ley dice que cuando tenés un perro de esas características debés tener en la casa una protección para que el perro no pueda salir, y otras precauciones”.

Sin embargo “no todos los que tienen esos perros los tienen en esas condiciones, y lamentablemente en los barrios hay mucha gente que tiene ese tipo de animales y cuando les preguntás por qué los tienen te dicen que es por temas de seguridad. Hay que tener mucho cuidado porque a veces no están bien manejados, bien sociabilizados, y entonces se ponen muy agresivos. Cuando están bien sociabilizados, generalmente no son de atacar así”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario