Un policía mató a su novia, baleó al amante y se pegó un tiro

 

El episodio ocurrió cerca de las tres de esta madrugada en Caxaraville 4990, a metros del cruce con Magdalena, en Villa Domínico, partido de Avellaneda, frente a la casa donde vivía la víctima fatal, una chica de 22 años de nombre Brenda Solange.
Esta mañana, José, padre de la joven asesinada, admitió que en una oportunidad una amiga de la familia le contó que el novio le pegaba a su hija porque "era muy celoso" y "tenían una relación enfermiza", pero la chica se lo negó "de rodillas".
Según los investigadores, todo comenzó cuando el efectivo policial, que presta servicios en la comisaría de Olivos, en el partido de Vicente López, llegó a ver a su novia a bordo de su automóvil Fiat 147.
El policía descendió del vehículo y cuando se aprestaba a tocar timbre, descubrió que la chica se hallaba dentro de un auto Renault Clio con otro hombre, por lo que se acercó, desenfundó su arma reglamentaria y le disparó casi sin mediar palabras.
Las fuentes aseguraron que Brenda recibió un tiro en un ojo que le provocó la muerte en forma instantánea.
En tanto, el policía baleó también al hombre que acompañaba a su novia y le provocó una herida de bala que ingresó por la boca, con orificio de salida por una oreja.
Fuentes policiales dijeron que ese hombre está fuera de peligro y fue quien contó todo lo sucedido a los investigadores.
Finalmente, el efectivo policial se subió nuevamente a su automóvil y se disparó un balazo en la cabeza con intenciones de suicidarse, pero quedó gravemente herido y se encuentra internado en terapia intensiva en un centro asistencial de la zona.
Los investigadores aseguraron que el policía dio por hecho que su novia lo estaba engañando, pero el padre de la joven aseguró hoy a la prensa que en realidad "era un amigo de la familia" y confirmó que "no había una relación amorosa" entre ambos.
Según confirmó hoy el padre de Brenda, su hija estaba en pareja con el policía desde hacía dos años, pero mantenían una mala relación.
"Para mí nunca fue buena esta relación. Un día se peleaban, otro día mi hija estaba llorando, hablando tres horas por teléfono. Se insultaban. El era muy celoso, muy raro, un tipo raro", dijo José.
"Una vez, una amiga vino y nos dijo que este hombre la golpeaba. Yo los cité, hablamos los tres. Mi hija ahí me juró que jamás le levantó la mano, cosa que siempre dudé, pero no pude hacer nada", explicó el hombre.
Además, agregó que siempre supuso que podía pasar algo más grave, pero su hija le "juró de rodillas que nunca la había tocado" y dijo que "si hubiera tenido una pista cierta de que era así, hubiera actuado de otra manera".
"Mi hija era bastante conciente, no entiendo cómo no se dio cuenta que el tipo era raro", afirmó José, quien finalmente aclaró que el muchacho que estaba con su hija al momento del hecho "es amigo de la familia, no sé qué problema habrá tenido porque lo llamó para que la fuera a buscar".
El hecho es investigado por el fiscal de instrucción 3 de Avellaneda, Elbio Laborde, quien ordenó el secuestro de la pistola reglamentaria 9 milímetros que portaba el policía.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario