Un solitario delincuente asaltó a una mujer y se alzó con una cuantiosa suma de dinero

Una mujer fue víctima de un violento asalto en su departamento situado en Rodríguez 542, en la planta alta. Un solitario delincuente llevó adelante el ilícito, amordazó y maniató a la dueña de la casa cuando regresaba de trabajar para luego llevarse una cuantiosa suma de dinero de la céntrica propiedad.
El atraco, que sucedió el sábado por la noche, fue protagonizado por un ladrón que ingresó al pasillo que da al departamento por la terraza, aunque aún no se sabe con precisión cómo logró llegar a ese lugar, ya que debió hacerlo necesariamente a través de algún edificio aledaño por tratarse de un primer piso. Además, ninguna puerta se encontraba forzada.
Entre la terraza y el pasillo no hay puerta alguna porque existe otro departamento en construcción, lo cual facilitó que el delincuente permaneciera en el pasillo, aguardando la llegada de la víctima. Una vez que ella llegó de trabajar de su negocio de venta de celulares, situado en San Martín y Rodríguez, alrededor de las 21.20, el ladrón la asaltó.

“Tenemos
a tu hija”
Dora Udrizar, la damnificada, contó que “subí la escalera y me llamó la atención que la bolsa de alimento para el perro estaba abierta. Abrí la puerta y sin cerrarla, entré al comedor y fui a abrir la puerta de la terraza para entrar a los perros. Ellos entraron corriendo y empezaron a torear. En ese momento el tipo se metió dentro de mi casa. Me estaba esperando”.
“Puede ser que haya entrado por la terraza que da al estacionamiento del Monarca, de El Grill, del Banco Nación o de Anses. Seguro que por la calle no ingresó, porque no había ninguna puerta forzada. Yo creo que estaba en la terraza esperando que yo llegara o mi hija”, indicó.
Y recordó que lo primero que le dijo fue “quedate piola que tenemos a tu hija”. Si bien el malviviente no exhibió arma alguna, la atemorizó la posibilidad de que pudiera tener a su hija cautiva.
“En ningún momento sacó un arma, y yo intentaba tranquilizarlo diciéndole: ´Te doy todo, llévate lo que quieras’, porque tengo un hermano que lo mataron en Buenos Aires. Menos mal que estaba yo, porque si hubiera sido mi hija podría haber reaccionado de otra manera”, relató.
Y rememoró que “yo tenía una panadería y a mis empleadas siempre les decía que si las asaltaban les dieran todo, porque a la vida de mi hermano no la recupero más”.

“Pensé que
me iba a violar”
“Yo le dije que tenía la plata en la cocina pero ahí no quiso revisar nada y me llevó a la pieza. Y una vez ahí fue directamente a abrir el primer cajón, que es donde yo solía tener la plata. El que me vio que yo saqué plata de allí fue el albañil que había estado trabajando en casa. Seguro fue él quien le pasó el dato”, explicó.
No obstante, en ese cajón no había nada y el ladrón continuó revisando el resto de la habitación.
“Me dio vuelta todo el dormitorio y hasta levantó el colchón. Me ató con una soga, me puso una remera en la cabeza, me tiró a la cama y me asusté mucho cuando me agarró las piernas. Pensé que me iba a violar. En ese momento pensé cualquier cosa”, confió.
Luego, le preguntó “a qué hora viene tu hija” y fue cuando se dio cuenta de que en verdad no la tenía secuestrada.
“Fue todo en no más de 20 minutos. Yo tenía la plata de la recaudación de dos días, la del alquiler que me había dejado mi socio que viajó, y unos dólares en la cartera. Le dije que estaba la plata en la cocina pero él estaba empecinado en buscar en el dormitorio. En el placard encontró plata de mi hija y me dijo: ´No sabías que tenía plata tu hija´. Yo le expliqué que ella tiene 30 años, yo no sé la plata que maneja”, manifestó.
La víctima aseguró que el ladrón estaba “súper acelerado” y amenazó también con matar a su perro Golden si no se callaba, ya que al otro perro más pequeño lo había encerrado en el baño.

El botín

Finalmente, Dora Udrizar le entregó el dinero que tenía, que eran aproximadamente 18 mil pesos y 3200 dólares más 10 mil pesos que el delincuente había tomado de la cartera de su hija.
“Le di la plata y me dijo: ´Vos te pensás que por esto nada más, yo no crucé el charco´. Tres veces me dijo lo mismo. No sé cómo tenía esa información porque mi socio es uruguayo y justo ahora viajó a Uruguay”, sostuvo.
Y también estimó que podrían tener el dato de que tiempo atrás vendió la propiedad en la que vive pero que la mayor parte de ese dinero fue destinado a pagar deudas y en la actualidad ya no lo tiene.
Una vez que se alzó con el dinero, la volvió a atar, la amordazó, le tapó la cabeza con una remera y le ató fuertemente los pies.
“Le pregunté: ´¿Cómo me voy de acá?´ y me dijo: ´Yo te llamo´. Me dejó el celular al lado de la cama. Lo único que quería era la plata. No se llevó nada más. Yo no sabía si llamar a la policía por si aún no se había ido. Revoleó las mesas de luz, tiró las lámparas y cerró la puerta”, afirmó.
Momentos después llamó a su empleado y a su hija que regresaba de trabajar caminando por Sarmiento. “Ella llamó al 101 y cuando llegó, la policía ya estaba acá, también la DDI y una ambulancia. La policía una maravilla, estuvo enseguida”, sostuvo.
“Yo ya pasé cosas muy graves en Buenos Aires porque a mi papá lo secuestraron tres veces. Hace 28 años que vivo en Tandil y nunca me pasó nada, pero me vine por la tranquilidad”, remarcó.

La búsqueda
del ladrón
En cuanto al delincuente, lo describió como un hombre flaco, morocho, de baja estatura, de entre 35 y 40 años.
“En la DDI me hicieron ver unas fotos, hay uno que es parecido que dicen que está prófugo hace mucho tiempo, que estaba preso en Barker, le dieron permiso para ir a la casa y se escapó por el fondo, pero piensan que sería raro que estuviera dando vueltas por el centro”, indicó.
Hoy el personal a cargo de la investigación examinará cuidadosamente las imágenes de las cámaras de seguridad del Banco Nación, de Anses, del estacionamiento del Monarca, Tarjeta Naranja, Punto Blue, el estacionamiento de Figlio y las cámaras del Municipio con el fin de intentar identificar al autor del ilícito.
En cuanto al albañil que sería el presunto “entregador”, la mujer aseguró que “tiene cuatro causas por estafa. Mi hija le había dicho que era un estafador y él me amenazó diciendo que la iba a esperar ´con los negros de la obra en la puerta del negocio donde trabaja´”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario