Un testimonio a puertas cerradas y las consecuencias de la dictadura en una familia

El Eco

En una nueva audiencia del juicio Monte Pelloni II brindaron sus testimonios Araceli Gutiérrez, Alejandro Nicolás Elizari, Juan Manuel Ledesma y Natalia Ledesma. Fue por los casos que involucran los secuestros de Juan Carlos Ledesma, Amelia Isabel Gutiérrez, Néstor Horacio Elizari y Lidia Araceli Gutiérrez, ocurridos en septiembre de 1977 en Olavarría.

La historia de Lidia Araceli Gutiérrez es una de las que se siguen con mayor atención, dado que se trató de la única mujer que estuvo secuestrada en el exCentro Clandestino de Detención Monte Pelloni y quien tuvo oportunidad de ver y reconocer a muchas personas durante su detención. Otra de las características tiene que ver con la tortura a la que fue sometida y los abusos que sufrió durante su cautiverio. Por esta razón, el Tribunal, presidido por el Ruíz Paz, consideró que era pertinente desarrollar el testimonio de Gutiérrez a puertas cerradas y sin público.

Cerca de las 10.20 comenzó una nueva audiencia del juicio Monte Pelloni II. Se encontraron presentes Juan Manuel Portela en representación del Ministerio Público Fiscal, Manuel Marañón por la Secretaría de Derechos Humanos, y Mariana Catanzaro por la APDH. Por el lado de la defensa se hicieron presentes seis abogados/as defensores/as.

El testimonio de Araceli Gutiérrez se extendió por poco más de dos horas, tiempo que se vio interrumpido apenas unos minutos alrededor de las 11.15 dado que la testigo se sentía mal y solicitó salir a tomar un poco de aire. No estaba previsto que aquellas personas que ya habían brindado testimonio y habían sido filmadas durante el juicio Monte Pelloni I vuelvan a testimoniar en vivo, pero una resolución del tribunal lo habilitó. De esta manera, se dejó como segunda opción, para aquellos casos que no deseen repetir su historia, la proyección de los registros fílmicos obtenidos durante el juicio anterior.

“Una tortura distinta”

Al finalizar la jornada Araceli Gutiérrez brindó una breve entrevista y manifestó que resolvió testimoniar nuevamente dado que “existía la posibilidad de ampliar lo antes brindado”. La testigo dijo estar sorprendida por la decisión de declarar a puertas cerradas ya que a ella no le molestaba la presencia del público y que le hubiese gustado que estuvieran presentes sus compañeros, pero entendía el porqué de la decisión.

Respecto de los abusos que sufrió durante el cautiverio expresó que no sólo amplió el tema de su caso sino también al de todas las compañeras que sufrieron lo mismo. “Es una tortura distinta. Una cosa es cuando a vos te quieren quebrar como militante pero cuando te tratan de quebrar como mujer es más difícil”, expresó, además de agregar que se hizo bastante hincapié en este aspecto y que se repasó cómo fue su secuestro y recorrido.

“Fue más emotivo este testimonio, se profundizó más en la parte humana. Ahora me siento mejor” respondió ante la pregunta sobre cómo se sentía. Araceli también contó cuál es su sensación respecto del clima que se vive en materia de juicios por lesa humanidad. “Esto se complica, hay gente que podría tener arresto domiciliario… Se está complicando pero nosotros si no le aflojamos, le seguimos poniendo el pie donde hay que ponerlo y decimos las cosas que acá pasaron. Después se verá lo que resuelva la Justicia, pero nosotros seguimos sosteniendo lo que pasó”, resaltó. Este jueves Araceli Gutiérrez brindó su último testimonio vinculado a Monte Pelloni y ante la pregunta de si cerró un capítulo de su vida dijo: “Sí, pero primero quiero ver las condenas y que sean firmes y se cumplan”.

El golpe y las familias

Luego del testimonio citado, brindó declaración Alejandro Nicolás Elizari, hijo de Araceli Gutiérrez y Néstor Elizari.  Con 41 años en la actualidad, tenía apenas un año y pocos días al momento del secuestro de sus padres, motivo por el cual manifestó no recordar casi nada de los hechos, “salvo lo personal”. Nicolás contó brevemente que se crió con sus tíos y que por esa razón no pudo tener una relación completa como familia. “Para mí, mis padres eran mis tíos” dijo. Ante la pregunta sobre la importancia que le encontraba a la declaración en los juicios, contó que recién en Monte Pelloni I pudo tener, por primera vez, una foto de su padre. Respecto de los juicios dijo que “esto nos sirvió para unirnos como familia”.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario