Un testimonio sería clave para la resolución del asalto comando

Señaló que alrededor de las 20 horas se tomó conocimiento de que se había cometido un asalto en un domicilio de Ecuador al 1700, propiedad de una familia, donde se encontraba una señora, de profesión abogada, sus dos hijos menores de edad y una empleada doméstica. Según el testimonio de las víctimas, a las 16.30 horas irrumpieron en el lugar seis masculinos a cara descubierta, dos exhibiendo armas de fuego.

Luego de buscar en cada lugar de la casa, se llevaron cincuenta mil pesos, dólares que no precisa cantidad, anillo y relojes de oro, un revolver calibre 22 largo y una pistola 9 mm, estas últimas propiedad del esposo de la propietaria, que no estaba en la ciudad, ya que trabaja en Lanús, en una empresa de bioquímicos. A la empleada le sustrajeron un teléfono celular y 500 pesos en efectivo. Los delincuentes se dieron a la fuga en la camioneta Audi modelo Q5 dominio JZR-523, la cual fue hallada abandonada en Rotonda Scarminachi sito Ruta 74 y ruta 30.

Los habitantes de la vivienda fueron encerrados en un baño ciego de la planta baja y atados con cables. Cerca de las 20 horas lograron desatarse, momento en el que uno de los niños dio aviso a la Policía, que se dio cita en el lugar de inmediato.

Mencionó todavía no tienen una hipótesis firme, aunque sí se encuentran sorprendidos por el horario en el que ocurrió el hecho, no así por el modus operandi. Las tres horas y media de diferencia, entre el momento en el que ingresaron los hombres y cuando recibieron el llamado de alarma, dificulta la captura de los delincuentes mediante la implementación de un operativo cerrojo.

De todos modos, se mostró seguro de poder resolver la situación en poco tiempo, debido a que se cuenta con un testimonio muy significativo, del cual no pudo dar muchas precisiones por encontrarse en investigación.

 

Testimonio de un vecino

Un vecino se comunicó mediante mensaje de texto con el programa de EcoTv y explicó que cerca de las 16.30 horas notó movimientos extraños en la calle, puesto que vio un auto sospechoso que circuló en reiteradas ocasiones por el lugar. Seguidamente, dio aviso a un patrullero que estaba en la zona y reportó el caso. Aunque, a pesar de la advertencia, el oficial de policía no actuó.

Lo más llamativo se debe a la ausencia de registro de esta advertencia, quien prefirió notificar al oficial de policía que se encontraba en el lugar en vez de llamar al 101.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario