Un tiempo de reflexión

Luego de la actividad del fin de semana y  de los partidos correspondientes, viene la calma y el momento de reflexión ante lo visto en las canchas y el desempeño no sólo de los equipos sino también de los jugadores en particular.
Con el café en la mesa como única compañía, mientras gira la cuchara buscando el pensamiento entre la oscuridad del cafecito recién servido, creíamos ver qué lejos habían quedado aquellos tiempos donde el rugby serrano no era de nivel suficiente con quienes medirse, según palabras de muchos equipos de otros lares.
Pero también debemos destacar, la conducta de los jugadores por un lado (primer plano) y luego la conducta del público en general.
Lejos quedaron aquellos partidos donde la agresión gratuita estaba como protagonista, y además el grito del otro lado del alambre era una costumbre como el mate.
A eso también nos referimos, cuando hacemos mención del crecimiento del rugby tandilense, y su entorno.
No sólo los equipos mejoraron su nivel de juego motivado por el crecimiento técnico de los jugadores, sino que pareciera que quienes saben estar al costado de la cancha, hubieran aprendido de tácticas y técnicas al mismo tiempo.
Atención que estamos hablando de la generalidad, pues siempre alguno aparece, que entre el montón quiere dar su parecer a voz de cuello, pero allí también se nota el crecimiento pues seguro que algún reclamo “de un compañero de tribuna” recibe.
No sólo se mide el crecer con la cantidad de jugadores que figuran en listados (que son muchos realmente en nuestra ciudad), no tampoco con la cantidad de jugadores convocados en los seleccionados (que también son muchos).
También son muy buenos termómetros del crecimiento, la cantidad de árbitros en actividad (allí quizás fallamos bajándonos el promedio de aprobación), la cantidad de público que concurre a las canchas y el comportamiento del mismo.
Que aumentó la cantidad de gente, que va a las canchas se nota partido tras partido, y no pensamos que sea sólo la “fiebre de Los Pumas y el Mundial”.
Pero vayamos por partes.
La cantidad de jugadores es una cifra real que no se puede desmentir pues se nota en los infantiles, cuando asisten a un Encuentro. Los Juveniles que cada son más en cada una de las divisiones y donde debemos aclarar que dos de los tres clubes tandilenses son de los pocos que integran el llamado Bloque donde viajan juntas las tres categorías, M15, M16 y M17 y el equipo que resta, Uncas tiene dos de las tres, M15 y M17. Eso habla de cantidad de jugadores para el futuro.
Los tres planteles de Mayor, son numerosos y la asistencia a los entrenamientos es grande, cualquiera sea la posición que ocupen en la tabla o en el campeonato.
Ante cada nueva convocatoria de los Seleccionados aparece un nuevo apellido conocido como el caso de Laureano Simón, o apellidos que se reiteran, demostrando que no estuvieron de casualidad en las anteriores convocatorias, tal el caso de Tomás Zaragoza.
Pero en las categorías jóvenes también ocurre el hecho de nuevas convocatorias, ya que en estos días y por organización de la Unión Argentina de Rugby (UAR) se organizará un Trial de M18 y allí fueron citados dos jugadores de la ciudad, Nazario Calles y Mariano D\’Andrea.
Con respecto a los árbitros, es cierta la escasa concurrencia a las charlas que se viene dando los viernes por la noche en Uncas, para “Charlar sobre Reglamento” y no aquellas “Clases Magistrales” que nos hacían recordar al colegio y de las cuales muchos se evadían por ese mismo recuerdo.
Que deberíamos asistir más, es una realidad que no puede ocultarse, para saber del reglamento y no para aprenderlo de memoria. Pero también debemos respetar a los que sábados y domingos entran a las canchas colaborar con el partido, que para (creemos) ser  tan sólo tres clubes se aporta muy buena cantidad de árbitros.
Que puede ser más es cierto y que pueden ser mejores queda a criterio de alguien que sepa más, si es que existe.
Con respecto al público, pensamos que ha crecido en conducta, en disciplina, quizás en conocimientos técnicos, pero también es muy inteligente y sabe “Lo Que No Quiere” pues ya lo ha vivido…..
Que hay mucho por mejorar en todo aspecto, es cierto.
Que es poco lo que se ha hecho, también es cierto.
Que lo logrado, no es para dormirse en la gloria, es cierto también.
Que debemos seguir creciendo y aprendiendo, es más real que el aire.
Que siempre hay que trabajar para ser mejores, muy cierto.
Pero que vamos por buen camino, también es real.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario