Una familia de la Base Aérea necesita un lugar por 15 días para arreglar el techo de su casa

Sergio Mendy y su esposa Margarita Soria recibieron a El Eco de Tandil para contar una historia de siete años de lucha para salir adelante y solicitarle al Estado municipal alojamiento por unos días, mientras levantan una nueva vivienda.

El hombre, que preside la asociación cooperadora del Jardín de Infantes 920 de la Base Aérea, contó que atravesó la fuerte tormenta en la quinta y resguardó a su familia debajo de un cañaveral.

Tras los primeros minutos de terror, miró su casa y fue testigo de cómo la tormenta se llevaba el techo completo. Además, el viento derrumbó un aparador del living con los elementos de la cocina, que quedaron destruidos. Sufrió otras pérdidas, como los colchones que se mojaron y los juguetes de sus hijos de 3 y 6 años.

Si bien Sergio Mendy había colocado algunos palos de cemento sobre la carga del techo para asegurarlo, el viento huracanado lo levantó como si no tuviera peso. “Fue una desgracia con suerte”, dijo tratando de mantener el optimismo.

Los moradores de campos vecinos también sufrieron daños por acción del viento, como dos galpones que quedaron retorcidos.

 

Sin ayuda

 

Durante el temporal, la familia dio aviso a Defensa Civil, a Patrulla Rural y a la Usina, pero no llegaron para socorrerlos. El peligro más grande fue que tras los daños en el techo, un cable comenzó a hacer chispas y no cortaba el disyuntor.

Finalmente, Sergio Mendy logró desenchufar la caja de electricidad con una caña, y permanecieron sin luz hasta que paró de llover.

“Al otro día me puse en campaña porque yo tengo unos animalitos que hay que darles agua, comida. Me costó mucho esfuerzo tenerlos, casi más de cuatro años y estoy hablando de tres chanchas”, indicó.

Con el anhelo de salir adelante, contó que “si no me hubiera pasado todo esto, mi idea era hacer una mini empresa de chanchería para explotarla y mantener a mi familia”.

 

Un lugar transitorio

Desde el viernes pasado, la familia duerme en la única habitación que sigue techada, pero que presenta un grave peligro de derrumbe. De todos modos, consiguió tapar la cubierta con nylon ante la posibilidad de que llueva.

“Concurrí a Bienestar Social de la Municipalidad y me ayudaron con mercadería, pero lo que necesito es una solución, que me busquen algo urgente por unos días”, pidió.

Sergio Mendy no tiene un trabajo estable y se ocupa de realizar changas rurales. “Con suerte” consigue tareas cuatro días a la semana, “pero vengo laburando 2 ó 3, a veces medio día. Las changas me las pagan 200 pesos, pero a veces me llaman medio día y qué haces con cien pesos, qué comés con cien”, se preguntó.

El hombre sostuvo que en Desarrollo Social fue “todo volteretas” y se mostró enojado porque “el señor Diéguez no me quiso atender, no quiso poner la cara. Me mandó a la secretaria que me hizo un informe en una hoja que me daban ganas de llorar”.

Por otro lado, Desarrollo Social le confirmó que le entregará chapas, cumbreras, tirantes y clavos, pero además le donaron algunos planchones para armar una nueva casa cerca de la que presenta peligro de derrumbe.

Mientras tanto, necesitan un lugar donde vivir por unos quince días, hasta que estén en condiciones de mudarse a la nueva habitación. Es que temen que llueva y se mojen los chicos de 3 y 6 años de edad.

 

Solidaridad

Por otro lado, la familia confió que les haría falta una cama de una plaza y dos colchones de la misma medida. También elementos de cocina, platos y vasos, tasas, etc.; una mesa y algunas sillas.

Los más tristes en toda esta historia son los chicos de 3 y 6 años, quienes ya no tienen juguetes. Les vendría muy bien alguna bicicleta, ya que la que tienen quedó destrozada.

También, pidieron que si alguien tiene algún planchón o aberturas para donar, serán bienvenidos ya que tienen que armar una habitación más fuerte para afrontar futuras tormentas. Los que puedan colaborar, llamar al (0249) 154-325383.

Por último, agradecieron el apoyo de sus amigos Sergio Lezcano, Silvia López y Fabricio Escobar, por la contención que les brindaron en estos momentos difíciles.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario