Una historia de violencia familiar habría sido el motivo del incendio de una casa

 

La respuesta oficial no habría estado a la altura de las circunstancias de acuerdo al criterio de Cristina Antezana, madre de la titular de la vivienda.
El siniestro provocó daños importantes pero afortunadamente no hubo que lamentar consecuencias personales, ya que la dueña de casa estaba cumpliendo con sus compromisos laborales y sus hijos habían quedado esa noche en la casa de su madre.
En la casa afectada, que forma parte del Plan Federal, trabajaron dotaciones de los cuarteles de bomberos de Villa Italia y Central, además de peritos ante la denuncia acerca de la presunta intencionalidad del caso.
Cristina Antezana planteó a El Eco de Tandil una conflictiva y violenta relación de su hija, Magalí Salverredy, con su ex pareja. “Este hombre la venía amenazando hace más de un año y en ese tiempo estuvimos haciendo denuncias en la Comisaría de la Mujer”, dijo.
Añadió que en la dependencia policial “decían que iban a hacer determinadas cosas. Pero no lo quisieron detener, y él la siguió amenazando”.
La mujer indicó que el último de los casos sucedió “anteayer (por el viernes), cuando él se metió en la casa, le llevó el microondas y le robó ropa de los chicos. Hoy (por ayer) él habría estado esperando. Mi hija entró a trabajar a las 6 al Sanatorio. Entonces se metió y le prendió fuego todo”.
La dueña de la vivienda, al enterarse de la noticia, sufrió una crisis de nervios y debió ser internada, según indicó su progenitora.
 
Justicia por
mano propia
 
Cristina Antezana añadió que el sábado a la noche “hablé con un oficial de la Comisaría de la Mujer y me dijo que le iban a mandar custodia a mi hija. Si la hubiera tenido, eso no pasaba. Nunca le mandaron la custodia. Las cosas pasan así porque no actúan como deben”.
La madre de la afectada indicó que “les había dicho que esto iba a terminar mal. Cuando uno quiere hacer las cosas bien, pide por favor que actúen, pero no hacen. Me da ganas de hacer justicia por mano propia”.
Estimó que la ex pareja de su hija “seguramente se está riendo de todo” y añadió que “agradezco a Dios que a mis nietos me los llevé yo, porque anoche se iban a venir con la madre: los hubiera matado”.
Exclamó que “este tipo está loco” y lo identificó como “Juan Carlos Ledesma, que siempre se burló de todos e iba a mi casa a amenazar a mis hijos. Lo denuncié y dije en la Comisaría de la Mujer que si él tocaba a alguien de mi familia, lo iba a matar. Y él tocó a mi familia… Tengo ganas de salir a buscarlo, porque la policía no hace nada”.
 
Sacrificio 
destruido
 
Cristina Antezana cuestionó que en la policía “me dicen que hacen todo lo que está al alcance de ellos y que la que tiene que dar las órdenes es la fiscalía. Pero, ¿por qué no le mandaron la custodia? Si hubiera estado, esto no pasaba”.
Se lamentó porque su hija “perdió todo: la ropa de los chicos, las bicicletas, muebles, colchones, camas… todo.”
Destacó que la joven damnificada “trabaja desde chica y compró todo con sacrificio. El les destruyó todo. Es gente que no sabe lo que es trabajar porque vive robando. Nosotros trabajamos de sirvientas y juntamos peso a peso con el sudor de la frente. La gente que es como él no sabe lo que uno sufre cuando pierde algo”.
Añadió que su hija “no tiene adónde ir. Los chicos están conmigo, pero tengo una casa chica”.
Consultada acerca de la forma de hacer llegar eventuales aportes de la comunidad, la mujer dio el teléfono 444-2084. u
 
 
/////////////// recuadro
 
Pedido al Intendente
 
“Le pido ayuda al Intendente. Ella tiene para hacerse la casa en el fondo de la mía, porque la quiero tener conmigo. No quiero que vuelva acá, porque él va a terminar matando a mis nietos”, enfatizó la mujer.
“Agradezco a Dios que me quedé con los chicos, que le pedían a la madre de venir con ella. En un momento casi le digo que los traiga y que los deje dormidos, que a las 8 los venía a buscar. Como hacía frío, le dije que se quedaran conmigo”, sostuvo, y planteó que así se evitó un posible peor desenlace.
Cristina Antezana dijo que “no pueden volver más acá. Mi casa es chica, pero no quiero que viva más acá. Quiero que mi hija entregue esta casa al Municipio y le pido al Intendente por favor que la ayude para hacer una pieza”.
Finalmente, con lágrimas en los ojos, la mujer reflexionó que el acusado “les quemó los juguetes, no tiene sangre en las venas. Además, casi prende fuego a la casa pegante”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario