Una mujer asaltada se quejó de la violencia innecesaria

La mujer no estaba al frente del comercio en el momento del hecho, sino que cumplía tareas una amiga, según explicó.
Julieta Hernández relató que hace una semana que es encargada del kiosco de Rosalía de Castro y Buzón. ?Vengo levantándome todos los días a las 5 para llevar adelante el kiosco y le pedí una gauchada a una amiga que me cubriera un par de horas para tomarme un franco?, explicó.
Planteó que sentía ?mucha impotencia porque me hayan robado, ya que es un kiosco que está armándose de a poquito. Me da bronca el robo y que hayan agredido a mi amiga. La tomaron de los pelos y le golpearon la cabeza contra una de las chapas?.

Sin atenuantes

La damnificada también dio a conocer la mecánica del asalto, al marcar que ?tengo un exhibidor de revistas afuera. Los dos autores se bajaron y miraron una revista de hombres. Mi amiga le vino a  dar el vuelto, para lo cual tiene que pasar atrás del mostrador. Cuando va para allá, esta persona la atacó de atrás, la tomó de los pelos y le dijo que se calle?.
El ladrón ?tiró la caja y robó el dinero, tanto de la caja como de la billetera, además del celular? de la víctima.
Para la kiosquera, lo más grave fue ?la agresión. Es impresionante y no se entiende. Tampoco se explica el caso de la señora mayor que golpearon la semana pasada porque no tenía plata?.
La responsable del kiosco se lamentó, porque ?el sábado hacía una semana que estaba de encargada del kiosco. Ahora abro de corrido, antes no se hacía, por lo que le pedí a una amiga que me cubriera el sábado un par de horas para poder descansar?, dijo.
Sobre los autores del hecho, la víctima dijo que ?el auto -como se dice en la jerga- está quemado y una de las personas sería más o menos conocida. Una persona de 30 y otra algo menor, pero no eran adolescentes?.
Otra de las sorpresas de la mujer fue el horario, ya que había ?mucho movimiento?.
Como si nada hubiera pasado, Julieta Hernández dijo que ?hoy me levanté de nuevo a las cinco de la mañana a remarla, porque no me puedo quedar en mi casa porque me robaron a la semana de mi emprendimiento. Me tengo que seguir levantando a las cinco de la mañana para salir adelante?, enfatizó.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario