Una mujer mayor fue engañada con un cuento del tío y le robaron dinero en efectivo y otros objetos

Un hombre ingresó y luego llegaría su compañero. Tras distraerla amablemente con la excusa de chequear los enchufes, se alzaron con dinero en efectivo, una tablet, un celular y un anillo.

El atraco se concretó pasadas las 11, en un barrio que, según relataron los vecinos de la cuadra, no es muy tranquilo. Cuando la reconocida bibliotecaria, Hilda Valor, se disponía a salir de su casa para realizar una diligencia, observó que debajo de la puerta de entrada, le había llegado una factura de luz. La miró y se dio cuenta que el monto era muy superior a lo que había gastado el año pasado, entonces caminó hacia el teléfono para comunicarse con la Usina y averiguar las razones.

En ese instante, un hombre llamó a su puerta, le dijo que venía de la prestadora de energía eléctrica y le preguntó si le había llegado una factura. La señora respondió que sí y el delincuente le dijo que no se comunicara con la Usina porque eran ellos los representantes de la empresa.

Según relató Valor en diálogo con El Eco de Tandil, ingresó primero un hombre, de aproximadamente 50 años, con la excusa de revisar las instalaciones. Tras chequear los enchufes de toda la vivienda, le informó que “el problema era serio”, por lo que debía llamar a su compañero.

“Fue muy amable el señor, vestido igual a los de la Usina, bien peinado”, describió la mujer. Le preguntó dónde estaban todos los enchufes y ella le fue indicando. A los cinco minutos, el hombre le explicó que estaba teniendo problemas en algunos y que había “un problema de corriente en la pared”, por lo que tenía que llamar a su compañero.

“Lo llamó y él vino, era más joven, también vestido así, muy bien hablado, buenos modales y dice: `vamos a tener que comunicarnos con la Usina porque el problema es bastante serio´. Me llamó la atención porque casualmente la semana pasada vino el electricista, pero es una casa vieja y puede tener sus desperfectos”, detalló.

 

La desesperación

 

Según continuó, ella se quedó en la cocina dialogando con el sujeto más joven, que “no tendría más de 30 años”, mientras que el otro “mayor es el que ha hecho todas las revisaciones”, dedujo la mujer. Después de aproximadamente diez minutos, los delincuentes le dijeron que iban a llamar a la cuadrilla para que vaya porque ellos no iban a poder solucionar el problema. Los acompañó a la puerta y se fueron.

Según manifestó Valor, recién se percató de que le habían robado cuando se dirigió a buscar su celular para avisarle a su hija que se iba al banco y que no iba a estar en su casa. No lo encontró donde lo había dejado y ahí pensó “se llevaron el celular”. En ese momento, fue a la billetera y tampoco estaba el dinero.

Manifestó que le “agarró la desesperación, llamé al 101, llegaron a los dos minutos porque no había terminado de colgar cuando ya estaban acá, me agarró una crisis de nervios por la impotencia, nada más”.

En cuanto a lo sustraído, especificó que “se llevaron dinero en efectivo –alrededor de 900 euros y unos 3 mil pesos-, un celular, una tablet, joyas sólo el anillo porque parece que les hacía interferencia, entonces me lo hicieron sacar y ahora voy y no está donde yo lo puse”.

Tal lo comentó la vecina de Garibaldi al 100, la policía se hizo presente a los pocos minutos en su domicilio y también llegó una ambulancia para revisar su estado de salud.

 

Estar atentos

 

La señora explicó que brindó su testimonio para alertar a otros vecinos que pueden resultar víctimas de situaciones similares. En otros casos anteriores del “cuento del tío”, desde la Usina se advirtió que su personal no está habilitado para ingresar a los domicilios ni cobrar directamente ningún tipo de servicio.

Además, el personal de la empresa se moviliza en vehículos inidentificables y con la orden de trabajo correspondiente y únicamente ingresa al interior de las casas cuando expresamente así lo solicita el usuario.

Ante esta situación, los usuarios pueden hacer la denuncia, utilizando el teléfono 101, de la Policía Bonaerense, o al teléfono gratuito que posee la Usina: 0-800-333-4415 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario