Una mujer sufrió una herida de arma blanca tras un robo en la zona de Franklin y Rauch

Una extraña situación se produjo ayer, minutos después de las 19, en la zona de Franklin y Rauch, cuando vecinos observaron una presunta pelea de pareja y dieron aviso a la policía. En el lugar, una mujer sufrió una herida cortante en uno de sus brazos y fue asistida en el Hospital. Minutos más tarde, los efectivos aprehendieron a un mayor de edad y a dos menores de 15 años con elementos robados.
Si bien en principio el caso parecía encuadrarse en un hecho de violencia de género, la policía indicó que halló en poder del mayor aprehendido, Matías Nicolás Verea de 22 años, un equipo de música y una plancha para el cabello, elementos que pertenecían a la víctima. En tanto, no logró dar con el cuchillo que utilizó para agredir a la mujer.
El joven quedó alojado en la Seccional Primera y se inició una causa caratulada “Lesiones y hurto”, en la que interviene la Fiscalía del Fuero Penal Juvenil ya que también están involucrados dos menores de 15 años.
En tanto, la mujer se mostró renuente a radicar la denuncia, al igual que a brindar información sobre las circunstancias en las que fue atacada por el joven y sus dos cómplices.

El caso

El confuso hecho ocurrió en la intersección de las calles Franklin y Rauch, pasadas las 19.30. Por cuestiones que se tratan de establecer, Yésica Ayelén Manga (23), discutió con un joven ante la mirada de varios vecinos y se llevó la peor parte.
En un momento del acalorado reclamo de una y otra parte, el hombre extrajo un cuchillo y le terminó provocando un corte a la víctima.
Algunas personas que estaban observando lo que ocurría habían alertado a la policía de la violenta situación porque la discusión iba en aumento.
Mientras los uniformados se dirigían al lugar, el agresor, tras provocar el corte en la mano de la mujer, huyó hacia Machado y Balbín, lugar en donde fue interceptado por la policía y resultó aprehendido, junto a otros dos cómplices. Allí le encontraron elementos que le habría sustraído a la mujer.

Silencio

Este medio se dirigió hasta el Hospital Ramón Santamarina donde fue derivada Yésica Manga para ser atendida por la herida cortante.
Minutos después, acompañada por dos efectivos de la Policía Local, se retiró por sus propios medios del nosocomio, con un visible vendaje en su mano izquierda.
La víctima no quiso hacer declaraciones sobre la pelea, ni la agresión, ni el robo. Luego abordó un móvil de la Policía de Prevención Local que la estaba esperando para conducirla a su domicilio. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario