Una mujer víctima de violencia dijo que se siente ?desamparada? y pidió a la Justicia que accione

Mientras espera que le entreguen un botón antipánico designado en casos de violencia familiar, reclamó a la Justicia que “haga algo antes de que suceda lo peor”.

Primero contó que el conflicto lo mantiene con su ex pareja, con quien mantuvo una relación durante casi seis años, fruto de la cual nació un pequeño que hoy tiene tres años y medio. “Nos separamos un montón de veces. Y las agresiones físicas comenzaron hace más de cuatro años”, contextualizó.

En consecuencia “durante todo este tiempo he sufrido agresiones físicas de toda clase y color”, declaró, y resaltó que “hay denuncias porque siempre salí lastimada”.

Apuntó que ante esta situación “hace casi un mes me otorgaron una orden de restricción, tanto para mí como para mis hijos”.

“Quiero hacer público esto porque he golpeado todas las puertas y la Justicia no hace las cosas como debería hacer. Prefiero ser tapa de un diario ahora antes de serlo porque mis hijos quedaron huérfanos”, manifestó con angustia y lágrimas en sus ojos.

Y agregó que pretende que “se haga justicia, que sepan hasta qué límite puede llegar una persona enferma que la Justicia ya debería haber detenido. Quiero que vaya preso, quiero vivir en paz”.

 

El último episodio

 

Respecto del último episodio contó que el lunes por la mañana salió a hacer unas compras y a visitar a una vecina, a quien le comentó que buscaba una quinta para alquilar y festejar allí su cumpleaños la semana próxima. “Me dijo de un lugar y fui a averiguar. Cuando iba llegando me encuentro con el papá de mi ahijada, que estaba haciendo un galpón y que además trabaja con mi ex pareja”.

Narró que se sentó en ese lugar, “y le conté que estaba buscando una quinta y en un determinado momento llegó mi ex y estacionó su auto detrás de mi moto”.

“Se bajó y me dijo que quería hablar conmigo. Me avanzó, me intentó besar y le pegué con el casco que tenía en la mano. Automáticamente me tiró al piso, y se me tiró encima, con la mano izquierda me tomó del cuello y con la derecha agarró un cuchillo. Me dijo que si él quería me mataba pero que no lo hacía porque no quería, que me ama y que se quiere casar conmigo”, recordó Cucaresse.

De acuerdo a su relato allí se produjo la agresión que le provocó fractura de tabique, según consta en el informe policial.

 

La denuncia, con espera

De acuerdo a su relato posteriormente se acercó hasta la Comisaría de la Mujer, “pero como había mucha gente en ese momento me dijeron que vaya al Hospital para que me atendieran y que después volviera y me tomaban la denuncia”.

En la guardia del centro asistencial público, ubicado a pocas cuadras, volvió a cruzarse con el agresor. Nuevamente en la dependencia policial le sugirieron que regresara después de las 20, “y como tenía a mis hijos solos, decidí volver a mi casa e ir a la policía más tarde”.

En ese momento vio que su ex marido se acercó hasta la comisaría para realizar su presentación “en mi contra porque no cumplí la restricción”.

“Me tuvieron hasta la 1 en una habitación con mis dos hijos hasta que me tomaron la denuncia”, que fue cuando, según aseguró, llegó Mariela Vázquez. “Golpeada y lastimada como estaba, sola y sin la protección que le pedí tantas veces a la policía, ¿no podría haber tenido un poco de prioridad?”, se preguntó.

 

“Totalmente desamparada”

“Me siento totalmente desamparada”, confesó la mujer entre lágrimas, que agradeció el apoyo y acercamiento de las integrantes de Fortaleza de mujer a partir de una publicación que realizó en Facebook.

“El anda libre por la calle mientras yo sufro amenazas, agresiones, cicatrices”, reveló, mientras señalaba una carpeta con los registros fotográficos de las heridas y las copias de las presentaciones realizadas hasta la fecha. “Merecía un poco más de atención”, cerró. 

 

Demora en la entrega

Mariela Vázquez, abocada a la temática en la ciudad a partir de un caso muy cercano, tomó contacto con Karina Alejandra Cucaresse, brindando apoyo y asesoramiento en cuestiones vinculadas a los trámites a realizar y a los derechos que asisten a las víctimas en cada caso.

Con un trabajo desplegado a lo largo de la jornada de ayer lograron que la jueza de Familia, Silvia Monserrat, otorgara un oficio solicitando la entrega de un botón antipánico, cuyo pedido llevaba dos meses.

“Esto es más que grave, por eso se exigió este dispositivo”, argumentó y apuntó que con la orden en mano acudieron a la dirección de Atención a la Víctima “donde nos dijeron que el botón antipánico se estaba reprogramando, por lo que aún no se lo podían entregar, que pasáramos mañana (por hoy)”.

“Es muy lamentable que se tomen todo este tiempo cuando creo que es algo que debería estar preparado”, cuestionó Vázquez.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario