Una nieta de Salvador Allende se impuso a la derecha en un barrio de Santiago de Chile

 

Maya Fernández Allende, nieta del fallecido presidente Salvador Allende, logró la alcaldía de una comuna (barrio) en la capital chilena en las elecciones municipales celebradas ayer, confirmó hoy el Servicio Electoral.
El triunfo de Fernández Allende engrosa la lista de derrotas resonantes que el oficialismo de derecha sufrió en la víspera, como la del coronel retirado Cristian Labbé en Providencia y la de Pablo Zalaquett en la estratégica comuna de Santiago Centro.
En una reñida disputa, Fernández Allende, del Partido Socialista, se impuso por una diferencia de solo 92 votos al candidato de la derecha, Pedro Sabat, que llevaba 16 años al frente de la comuna de Ñuñoa, una zona de clase media situada en el suroriente de Santiago, reseñó la agencia de noticias EFE.
Fernández Allende, de 41 años, es hija de un diplomático cubano, Luis Fernández Oña, y de Beatriz Allende, quien se suicidó en 1977 mientras la familia se encontraba exiliada en Cuba, donde la hoy alcaldesa electa vivió hasta los 21 años.
Precisamente una de las curiosidades de este domingo se produjo cuando los vocales de una mesa electoral en la comuna de Estación Central se percataron de que en el registro de votantes aparecía el nombre de Salvador Allende, cuya muerte durante el golpe pinochetista de 1973 aún es motivo de investigación judicial.
Según los responsables del recinto electoral, el error proviene del Servicio de Registro Civil, organismo que proveyó al Servicio Electoral (Servel) de la información necesaria para confeccionar el nuevo padrón, tras la reforma que estableció la inscripción automática y el voto voluntario.
La semana última, las autoridades electorales habían advertido que debido a esta situación, en el padrón iban a figurar también cientos de ciudadanos que permanecen desaparecidos.
Otra de las victorias con más repercusión fue la de Carolina Tohá, ex portavoz del gobierno de Michelle Bachelet, que dedicó su triunfo en Santiago Centro a su padre, José Tohá, ministro de Allende, fallecido en 1974 durante la dictadura de Augusto Pinochet.
La Justicia investiga la posibilidad de que la muerte de Tohá no se debiera a un suicido por ahorcamiento sino a un homicidio por estrangulamiento, ya que fue encontrado en el Hospital Militar en un armario, colgado con su cinturón, pese a que medía 1,92 metro.
En Providencia, la socióloga Josefa Errázuriz, una dirigente vecinal que se apoyó en los movimientos sociales, se impuso sorpresivamente al coronel retirado Cristián Labbé, que fue jefe de escoltas de Pinochet y buscaba su quinto período al frente del municipio.
Labbé, que al ir a votar fue blanco de una manifestación por su pasado de agente de la policía secreta de la dictadura, tildó a su rival de "serpiente del paraíso" y anunció que no la felicitaría.
En tanto, en la comuna santiaguina de Huechuraba resultó elegido, con un 46,74 %, el candidato de la oposición Carlos Cuadrado Prats, nieto del general Carlos Prats, comandante del Ejército con Allende y asesinado en 1974 en Buenos Aires por agentes de la policía secreta de la dictadura.
Durante los comicios de ayer la oposición aumentó de 147 a 168 el número de municipalidades en su poder, en tanto el oficialismo descendió de 144 a 121, consignó Prensa Latina.
Por primera en en la historia de Chile, los comicios fueron voluntarios, registrándose una abstención del 60 % del electorado. El periódico El Mercurio, citado por Prensa Latina, señaló que de un padrón electoral de 13 millones 388 mil votantes, sólo concurrieron a las urnas un poco más de cinco millones de personas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario