Una panadería sufrió su primer robo, luego de pocos meses de haber sido inaugurada

Mientras la empleada que se encontraba a cargo del comercio acomodaba la mercadería, luego de retirarse algunos clientes, dos hombres entraron al lugar y le pidieron el dinero que había en la caja registradora. Uno a cara descubierta y otro cubierto hasta los ojos, la amenazaron con un elemento que la muchacha no supo describir ante el nerviosismo. Luego de alzarse con el dinero, los delincuentes le dijeron a la chica detrás del mostrador: “No salgas hasta que nos vayamos”, por lo que ambos salieron caminando, aparentemente, por calle Fugl. Seguidamente, la mujer concurrió al local vecino para llamar a la policía, quienes asistieron al lugar en instantes. Según comentó la víctima, los vecinos no vieron ni escucharon nada, por lo que no pudieron aportar ningún dato para dar con los ladrones.

Por el momento el local no cuenta con cámaras de seguridad ni hay instaladas en las calles próximas, aunque anticipó que, a partir del episodio pondrán en marcha medidas de seguridad para que no vuelva a ocurrir. La muchacha reclamó que la policía circula por el barrio en móviles, pero no a pie, atenta a lo que pueda estar sucediendo dentro de los numerosos comercios que se ubican en la zona.

Al tratarse de una panadería que cuenta con varias sucursales alrededor de la ciudad, la firma vivió esta situación en varias ocasiones, mientras fue la primera en este local reciente. Es por ello que la mujer, a pedido del dueño, no radicó la denuncia, puesto que considera que la formalidad no contribuirá en dar con los ladrones, recuperar lo robado o resolver el mal momento. Por lo que los uniformados no pudieron garantizar una respuesta y le dijeron: “Si no hay denuncia, no hay robo”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario