Una semana después, la lluvia volvió a generar estragos en distintas zonas

Como suele suceder en situaciones extremas, el agua causó varios trastornos y uno de los puntos más afectados fue la localidad de María Ignacia Vela, donde unas 18 personas fueron evacuadas debido a la inundación de sus viviendas.
A su vez, dos familias numerosas junto a una mujer de 78 años de la ciudad fueron derivadas a la Casa del Deporte, en Juldaín 50, ante el avance del agua sobre sus domicilios, ubicadas en la zona de la Base Aérea y en el barrio Las Tunitas y en Pasteur al 2000.
En ese mismo orden, por algunas calles de la ciudad se produjeron anegamientos y acumulación de barro que imposibilitó la circulación vehicular por varias horas.
Debido a ello, las recomendaciones de la Dirección de Prevención Ciudadana apuntaron al pedido de extremar las precauciones a la hora de circular por la ciudad para evitar accidentes.
Lo mismo sucedió en algunos tramos de la Ruta Nacional 226, en cruces y los accesos a las localidades vecinas donde personal del Destacamento de Seguridad Vial junto al de Patrulla Rural trabajaron a destajo.
Por otro lado, se registró la caída de árboles en la zona del cruce El Gallo y Scarminacci como consecuencia de las fuertes ráfagas de viento que se sumaron a este cuadro.
Desde Defensa Civil desarrollaron tareas de manera conjunta entre todas las áreas del Municipio y coordinadamente con Bomberos y la policía para tratar de dar rápida respuesta y solución a los diferentes problemas que se ocasionaron a lo largo de la jornada.

Evacuados en Vela
 
En diálogo con este Diario, personal de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Vela detallaron que desde las 7.45 de ayer la demanda de dotaciones fue constante.
Con una marca que superó los 110 milímetros, los servidores debieron actuar rápidamente. Pese a los esfuerzos, el desborde de un canal que rodea al pueblo hizo que alrededor de 16 personas debieran abandonar sus viviendas para trasladarse hacia casas de familiares, mientras que otros dos vecinos quedaron alojados en el Hospital Enrique Larreta.
A su vez, el acceso por la Ruta 80 permaneció cortado en varias partes donde el agua circuló con fuerza.
Por otro lado, especificaron que el camino vecinal que lleva al Balneario quedó prohibido al tránsito luego de las precipitaciones de la semana pasada.
 
“El agua no da tregua”
 
El delegado municipal en María Ignacia Vela, Fabían Riva, trazó un panorama complicado en el lugar. “Tenemos caminos cortados y algunas familias que debieron ser evacuadas”, dijo ayer al mediodía.
“Hay agua por todos lados y no da tregua”, acotó el funcionario quien apuntó que en algunas áreas alcanzó los 40 y 50 centímetros de acumulación.
Luego, destacó el trabajo de Bomberos, las cooperativas y los empleados municipales. “La gente se ha puesto a trabajar y colaborar”, remarcó Fabián Riva.
En Gardey, en tanto, debieron cortar algunos caminos vecinales producto de la abundante caída de agua, principalmente los que unen la localidad con Vela, La Pastora y Azucena.
Por la tarde, las autoridades determinaron cortar la circulación en el camino por el cual se accede debido al desborde del arroyo Chapaleofú.
 
En la Casa del Deporte
 
En la Casa del Deporte los integrantes de dos familias junto a una mujer de 78 años pasaron la noche luego de ser trasladados por el avance del agua.
Con la coordinación de la Dirección de Prevención Comunitaria, junto a la Secretaría de Desarrollo Social y la colaboración de la Cruz Roja, se dispusieron todos los elementos para que estas personas pudieran afrontar la compleja situación hasta que se concrete el regreso a sus hogares.
Miguel Salazar, de la Base Aérea, contó a este Diario que por la mañana “nos encontramos con el club Boca lleno de agua y al mediodía nos pasaron a buscar los Bomberos”.
“Teníamos 40 centímetros de agua en el interior”, graficó el vecino quien repitió junto a su mujer e hijos la misma situación que la semana pasada.
Por su parte, Lorena López, de Picheuta al 200, narró que “entró el agua a mi casa, se mojaron los colchones, camas, ropa y la caja de la corriente eléctrica”, motivo por el cual debieron trasladarla a un lugar más seguro.
La mujer, que junto a sus cinco chicos fue derivada ayer por la tarde hacia la sede de Juldaín 50, pidió “una solución” para su vivienda y calzado, ropa y frazadas para sus hijos. u
 
El informe del clima

Frente a este fenómeno climático, El Eco de Tandil consultó al meteorólogo Gustavo Czop, quien explicó que esta situación se dio a partir de la “conjunción de dos fenómenos meteorológicos”.
Es decir que “la irrupción de aire cálido y húmedo sobre toda la zona centro y norte del país, producto de una importante circulación en capas bajas de aire proveniente del norte, se conjugó con una perturbación en niveles medios que fue ingresando sobre la zona central del país”.
Esta “perturbación” generó movimientos de ascenso de aire cálido y húmedo en una forma “bastante violenta”, por lo que se crearon “nubes de tormenta que son las que están afectando toda la zona centro y sudeste de la provincia de Buenos Aires”, detalló el responsable de Nimbus.
Las primeras precipitaciones comenzaron el martes por la noche y se intensificaron durante la madrugada de ayer. Desde ese momento, fueron constantes.
“Fueron lluvias muy fuertes, con gran cantidad de agua incluso en horas de la tarde”, especificó Gustavo Czop.
Estas condiciones se reprodujeron una semana después de las fuertes lluvias que prevalecieron en la ciudad y que también provocaron complicaciones. Al respecto, analizó que “estos dos fenómenos seguidos con una semana de diferencia, complicó aún más la situación en la zona que ya venía con una gran acumulación de agua y que no llegó a drenar”.
 
Vuelve el frío
 
Por último, el titular de Nimbus anticipó que para la madrugada de hoy se espera “una disminución” en las precipitaciones y por la tarde “el tiempo va a empezar a mejorar”.
Además, irrumpirá una importante masa de aire frío que afectará toda la zona central, por lo que se esperan temperaturas “muy bajas” durante el fin de semana y que no superarán los 10 grados.
 
Se suspendieron las clases en las escuelas rurales

Ayer por la tarde, y debido a las condiciones climáticas, personal de la Jefatura Distrital de Educación determinó suspender las clases en las escuelas de concentración de las localidades y parajes rurales de Vela, Gardey, Fulton, De la Canal y Azucena tras una comunicación que mantuvo con las autoridades de Defensa Civil.
En tanto, decidieron que en los establecimientos ubicados en la ciudad se dictarán en forma normal, según confirmó Andrea Etulain, titular de la jefatura a este Diario.
Además, especificó que en este último caso, las directoras de las instituciones educativas serán las encargadas de evaluar la situación edilicia y determinar la interrupción de las clases en base a ello.
Cabe indicar que durante la jornada de ayer, la Subsecretaría de Cultura y Educación determinó suspender las clases del turno tarde en todos los establecimientos educativos municipales debido a las condiciones climáticas adversas.

Registro de lluvias
 
Base Aérea 88 mm
Azucena 120 mm
De la Canal  60 mm
Desvío Aguirre 90 mm
El Solcito 100 mm
La Pastora  110 mm
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario