Uno de los hijos del acusado dijo que ?si no fuera mi casa, estaría con ustedes”

Ayer por la tarde los vecinos de la calle Magallanes al 1100 realizaron un nuevo escrache en la propiedad del hombre que está acusado de abusar de varios menores del barrio. Ya hay al menos cinco denuncias radicadas en la Comisaría de la Mujer en contra del presunto abusador Hugo Ramírez,  quien desde la manifestación del lunes no volvió a aparecer por su domicilio y trascendió que podría haber viajado a Córdoba, donde tiene familiares.

“Pedófilo”, “Abusador”, “Basura”, entre otras leyendas que quedaron plasmadas ayer en el frente de la finca ubicada en Magallanes 1177. Los padres de las víctimas buscaron el modo de expresar su desazón ante los tiempos de la Justicia.

En medio del escrache salieron de la casa los dos hijos del acusado a hablar con los manifestantes y les expresaron su dolor por la situación,  a la vez de señalar que nunca se imaginaron que su padre fuera capaz de una aberración semejante.

 

Mucho dolor

 

Mauro, uno de los hijos les dijo a los padres de las víctimas que “tengo mucho dolor. No saben el momento que estoy pasando”.

“Estaría con gusto tirando piedras al lado de ustedes porque esta situación a mí me hace mal, yo ya estoy hecho m… , a mí me duele lo mismo que a ustedes lo que le pasó a estas nenas y nenes, no quiero creer que mi viejo era así”, sostuvo sin poder evitar quebrarse en llanto.

Ambos jóvenes aseguraron que no saben dónde está su padre, que solamente tienen la información de que el lunes se presentó en Fiscalía y no supieron nada más de él.

“En Fiscalía lo único que hicieron fue sacarle el teléfono y lo dejaron ir. No sabemos dónde está. Hoy (por ayer) hablé con el patrón para ver si fue a laburar y no se presentó. A mi vieja anoche la tuve que internar porque es paciente psiquiátrica y ahora la tuve que mandar a la casa de la hermana porque los profesionales no quieren que se quede ni un minuto acá viviendo esta situación”, lamentó.

Y confesó que “no me lo imagino y no se me cruza todavía en la cabeza” pero resaltó que “por mi vieja pongo las manos en el fuego”.

Sin embargo, inmediatamente, la madre de los mellizos que fueron abusados retrucó que “hablá con los nenes que tu mamá también hacía cosas con tu papá. Mauro, yo me voy a reunir mañana con vos y te voy a traer uno de mis hijos para que te cuente lo que hacía tu vieja. Mi hijo no se acerca al padre porque le tiene miedo por lo que le hizo tu papá”.

Y le garantizó que “nosotros nos estamos manifestando pero no te vamos a tocar tu casa porque es lo único que te dejó este hijo de p…, además de la vergüenza. Ni siquiera tiene cara para llamarlos por teléfono a ustedes”.

El otro hijo, Ezequiel, concordó con su hermano y les dijo que “queremos lo mismo que ustedes”.

En tanto, Mauro afirmó que “no me puedo parar ahí con ustedes y dejar mi casa sin defensa porque es mía y me tengo que quedar adentro de ella. Yo quiero aclarar que estoy del lado de los vecinos porque no me gusta que pasen cosas así, las veo en televisión y me indigna”.

 

“Que la Justicia caiga  con todo su peso”

“Los respeto y los valoro, yo estaría con ustedes tirando piedras -sin poder contener las lágrimas- si todo esto llega a ser cierto, más allá de que sea mi viejo que caiga la Justicia con todo su peso porque estas cosas no pueden pasar. Por eso mismo yo respeto lo que están haciendo ustedes, pero me duele muchísimo”, admitió.

Luego, les pidió disculpas y expresó que “quiero que sepan que este lugar además de ser mi casa siempre fue de todos. Por eso yo la quiero cuidar y me duele mucho lo que está pasando”.  

Una de las madres manifestó que “lo quiero cinco minutos en mi cara, no para pegarle sino para preguntarle porqué me hizo esto, me vio cuando estaba embarazada de mis mellizos y los vio crecer. No lo voy a entender nunca, porque mis nenes lo idolatraban a tu viejo, y mirá lo que les hizo”.

A lo que Mauro respondió: “Nosotros tampoco lo entendemos. Estoy del lado de ustedes, hasta el punto de opinar que si esto se comprueba, que la Justicia caiga con todo su peso porque esto no puede seguir así”.

“Yo no me imaginé nunca que podía hacer algo así mi viejo, nunca vi cosas pornográficas en mi casa, nunca vi un trato raro con los pibes que vienen acá. Es imposible pensar algo así de tu papá, yo estoy del mismo lado de ustedes, no lo entiendo. Yo creo en la Justicia, esto se tiene que resolver, mi situación es horrible pero no tenemos problema en ayudarlos en lo que pueda”, sostuvo.

La madre le explicó que los niños confesaron que los abusos ocurrían siempre cuando los hijos del acusado no estaban en el lugar.

Por último, Mauro afirmó que “por lo único que nos quedamos en la casa es porque creo en lo que soy y me llevo bien con todos, siempre respeté a todo el mundo, quiero que esto se resuelva igual que ustedes pero está en manos de la Justicia, ya no depende de nosotros pero los apoyo en esta manifestación”.

Y se abrazó fuertemente con una de las madres, mientras ella le decía: “Nos rompió nuestra familia, Mauro”. 

 

“Nos destrozó la vida”, dijo una de las mamás

 

En diálogo con El Eco de Tandil, uno de los padres explicó que “no sabemos dónde está. No tenemos respuesta de nadie, no nos dicen cómo va la causa, él está libre. Todavía tienen que tomarle la declaración a los nenes. No está la orden de detención todavía porque los nenes tienen que pasar por la cámara Gesell”.

“Estamos esperando que hagan justicia, que se apuren. No damos más, estamos hechos pedazos. No sabemos qué hacer para que hagan algo”, dijo con desesperación.

Por su lado, una de las mamás afirmó que “lo que nosotros necesitamos es apoyo psicológico para los nenes, es lo mínimo, porque ya nos destrozó la vida”.

Por último, aseguraron que van a continuar manifestándose hasta tener respuestas. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario