Uno de los premios Salceda fue para el proyecto de ordenanza, Electricidad con seguridad

Un grupo perteneciente  a la EET Nº 1, oficios,  obtuvo el primer premio en categoría polimodal  y le contó a El Eco de Tandil, cómo se originó el proyecto que terminó siendo galardonado.
Daniel Calvo, Jorge Vallejo, Daniel Sosa, Mario Mastropierro y el profesor Aníbal Marzari, de visita en este Diario hablaron del logro grupal que los llenó de orgullo.
-¿Cómo se originó la idea de participar en los premios Salceda?
A. M.: -El grupo contó con mi colaboración y la de mis colegas y la idea surgió durante una clase nocturna y tomando como referencia el incendio de Puente Azul, que aparentemente se habría ocasionado por desperfectos en la instalación eléctrica.
Entonces, como el tema seguridad es algo que siempre tratamos en las clases, fuimos tirando ideas que se cristalizaron en este ?Proyecto de Ordenanza para instalaciones eléctricas y electromecánicas. Electricidad es seguridad?, que se llevó el primer premio para la EET º 1, del curso de oficios.
La sociedad tiene temor con el gas. Y Camuzzi  no lo habilita sino tiene todas las medidas de seguridad; en cambio, para la electricidad que es tan riesgosa como el gas, no hay tantos requisitos; sin embargo si usted toca una heladera o un lavarropas con falla eléctrica y tiene algún problema cardíaco, muere. Nos basamos en una ordenanza de la ciudad de Chacabuco que regula las instalaciones eléctricas, a cargo de un electricista matriculado,  para ser dadas de alta.
-¿Qué otros pasos siguieron?
D.C: -Nos pusimos a investigar por Internet y en la Municipalidad que ordenanzas existían y nos encontramos con que la primera es del año 1957 homologada en 1984, de modo que tenemos 51 años de antigüedad y lo que tiene la Usina actualmente no es una ordenanza sino un reglamento de acometidas (bajar la luz de la parte aérea al medidor), y nosotros hicimos el trabajo para que a quien le corresponda lo lea y no quede cajoneado.
-¿Qué le pide la Usina a un nuevo usuario?
-Que tenga una llave térmica y un disyuntor, sin fijarse si está la puesta a tierra correcta y si no lo está el interruptor es una llave de luz más. Si un chiquito mete una aguja o algo dentro de un enchufe puede quedar pegado.
-¿El disyuntor no es una garantía de seguridad?
-Si no tiene la puesta a tierra no, porque no actúa.

POR LA COMUNIDAD
-¿Qué otros aspectos los movieron para realizar este proyecto?
J.V.: -La motivación de querer trabajar en algo y creo que ninguno pensó que podíamos llegar a tener un premio. Mi idea era estudiar electricidad para crecer y aprender un poco más? no pensé que iba a salir en el diario por una situación tan especial. La verdad estoy muy contento.
-¿Los directivos de la institución los alentaron en el proyecto?
D.S.: -Inicialmente el apoyo fue de los profesores, pero también la regente nos comentó de los premios Salceda, preguntando si queríamos participar y le dijimos que sí, por lo menos para que tomara otra dimensión el proyecto. Que se conozca, porque en Tandil no hay controles y eso es gravísimo.
M.M.: -No esperábamos el premio, estamos muy orgullosos y lo presentamos para bien de la comunidad, no pensábamos en ningún premio sino en hacerle saber a la sociedad que existen normas que no pueden ser olvidadas, porque la seguridad de una persona es fundamental. Y hablando de electricidad, a veces es cuestión de vida o muerte.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario