Unos 200 jinetes participaron del clásico desfile

Unas 15 agrupaciones tradicionalistas del partido de Tandil y de la región, y alrededor de 250 jinetes desfilaron ayer por la tarde por las calles de la ciudad hasta la Plaza Independencia, en el marco de la 31era. edición de la Fiesta del Hombre de Campo, evento que volvió a convocar a buena cantidad de público.
La concentración comenzó más temprano en el predio ferial de la Sociedad Rural. A las 16.30, encolumnados y con el acompañamiento de un móvil de Tránsito, los protagonistas avanzaron en dirección hacia el centro. Allí, montados en caballos de las más diversas razas, los protagonistas del evento lucieron su vestimenta típica, que captó la atención de las familias que se dieron cita durante la cálida tarde.
El público se ubicó a ambos lados de la vereda de la calle Belgrano para apreciar en detalle el paso de cada agrupación participante, entre las que se destacó una que llegó desde Bahía Blanca.
La actividad continuó anoche, a partir de las 21, donde se llevó a cabo una cena en las instalaciones de la Sociedad Rural de Tandil, y cerrará hoy desde las 10 en el mismo predio, con una prueba de destrezas, con entrada libre y gratuita.
Se cumplirá así una nueva edición de la fiesta popular que tiene por objetivo mantener vivas las costumbres, al celebrarse este martes el Día de la Tradición.

Mantener viva
la tradición

En diálogo con El Eco de Tandil uno de los referentes de la agrupación tradicionalista José Hernández, Carlos Cademartori, valoró que el evento representa un modo de “honrar” las tradiciones camperas “y a la gente que sigue trabajando hasta el día de hoy en los campos y que utiliza muchas de las usanzas que vienen de hace muchos años”.
El espíritu, entonces, es mantener “todas esas cosas vivas” para que “la gente joven pueda conocer nuestras costumbres más auténticas”.
El referente de la agrupación que organiza la Fiesta del Hombre de Campo reconoció que representa un “orgullo” que después de más de tres décadas de ininterrumpidos desfiles “seguir ocupando este espacio cívico, en la plaza central”.
Por otro lado, y a modo de evaluación, Cademartori se refirió a la convocatoria ante el evento y comparó que fiestas similares que se realizan en localidades más chicas, como Benito Juárez, Rauch o Ayacucho, “está todo el pueblo en la plaza. Aquí no sucede lo mismo. La ciudad se ha vuelto muy cosmopolita”.
De todos modos, confesó que “nos damos por satisfechos al ver que siempre hay gente que se acerca y que nunca falta la gente joven. Ese es un buen indicio”.

Photo7LOC1

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario