Utopía llevó el rock a Polivalente

Los jóvenes artistas interpretaron diez canciones, entre ellas: “Sucio y desprolijo” de Pappo,  “No bumerang” y, “Excusas”, temas propios, el último incluido en su disco “Pandemia”. También tocaron algunas canciones de Rombai: “Para demostrar que no solo tocamos rock”, explicaron los protagonistas.
Utopía está integrada por cuatro adolescentes que se conocieron en la escuela primaria Nuestra Tierra: Juan Pablo Martínez que toca desde pequeño la guitarra, empezó a estudiar el bajo (instrumento que utiliza en la banda) a los 15 años,  en Polivalente.

Fermín Villar, el baterista, contó que empezó a estudiar este instrumento aproximadamente a los ocho años, y también estudia en sexto de Polivalente. Federico Franco se luce en solos con la guitarra eléctrica, además hace de vez en cuando la voz principal y algunos coros o segunda voz en otras ocasiones. Contó que tocaba desde los 6 años la guitarra, pero luego, al avanzar tan rápido y sus demás compañeros no le seguían el paso, se aburrió y la dejó de lado, pero volvió la retomarla a los 13 llegando a convertirse en miembro de una banda de rock, pop, etc. Estudia en el colegio Aires del Cerro, está en  sexto año de secundario.

Benjamín Ojeda, que ejecuta la guitarra eléctrica, profundizando en el acompañamiento, ha comenzado los estudios de guitarra aproximadamente a los 11 años. Estudia en la Escuela Polivalente de Arte (quinto año).

Benjamín Ojeda y Fermín Villar fueron los últimos en incluirse en la banda.

 

Proyección

El nombre que han elegido para la banda significa futuro soñado y  el disco que salió hace poco se llama: “Pandemia”, aludiendo a una enfermedad epidémica que se extiende a gran escala. Ellos dijeron que, aunque esta palabra no tenga un significado muy agradable, siempre intentan explicar que no quieren referirse a la enfermedad en sí, sino su propósito es que el disco, se extienda a muchos países y que “ataque”, de manera que se conozca y sean canciones pegadizas. Federico, mientras explicaba el significado del nombre, agregó bromeando: “Somos tan malos que escucharnos es como una enfermedad”.
Para componer los ocho temas del disco trabajaron aproximadamente tres años. Juan Pablo y Federico hicieron las canciones aportando ideas entre ellos, también pedían la opinión de todos, pero más que nada de Fermín, ya que si él no estaba de acuerdo no se hacía.

Didácticos y talentosos

En un segunda parte del concierto cada uno de ellos explicó su respectivo instrumento, nombrando sus partes y la forma de tocarlo, y Benjamín contó también sobre los equipos de sonido.
“Para nosotros fue una experiencia agradable, divertida e informativa, nos gustó muchos ya que nos pudieron demostrar que los adolescentes pueden profundizarse en el arte de la música y llegar a transmitírselos al público” comentaron algunos de los alumnos que asistieron a la presentación.

Devoluciones

“Un recital muy bien armado, con muy buena onda”, dijeron otros de los asistentes.

“La banda ha evolucionado un ciento por ciento, sus integrantes son muy talentosos y simpáticos con su público, sin dudas los espera un gran futuro” acotaron los jóvenes espectadores.

“A los chicos se los ve realmente apasionados, que de verdad les gusta lo que hacen,  suenan bien y comparten más que nada sus gustos y onda. Es una linda banda”, se escuchó entre efusivos aplausos mientras la música iba dejando paso a comentarios, luego de apoderarse de la vieja edificación en la que el arte respira y está cada día más vivo y fuerte.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario