Vecinos de Darragueira al 800 aseguran que la calle se transforma en un “arroyo” cuando llueve

Vecinos de Darragueira al 800, en el barrio Palermo, alzaron su voz para reclamar que el Municipio les dé soluciones a un problema que padecen hace tiempo. Es que, según expresaron en diálogo con El Eco de Tandil, la calle se transforma en “un arroyo” cada vez que llueve.

Daniel Iglesias, uno de los frentistas, contó que vive en el barrio hace 26 años y siempre tuvieron los mismos inconvenientes con la calle cada vez que llueve.

Explicó que el problema se da en el tramo de Darragueira que va desde la avenida Actis hasta Palacios, que es el más afectado por este trastorno.

“Cuando llueve es impresionante, se hace una zanja. El otro día cuando llovieron 100 milímetros directamente no podíamos salir y siempre cuando llueve sucede lo mismo. Somos nosotros los que tenemos que echar arena y piedras para arreglar la calle”, indicó.

Asfalto negro

Iglesias explicó que si bien la máquina pasa luego de las lluvias, “no soluciona el problema verdaderamente porque mañana vuelven a llover 30 o 40 milímetros y ya la calle está intransitable otra vez”.

En ese marco, consideró que la solución sería que “aunque sea hagan asfalto negro como el que pusieron en algunas calles, no pedimos el asfalto común porque es muy caro pero creemos que con eso tendría que solucionarse”.

Además, indicó que “cuando llueve esta calle es como un arroyo con correntada y se tapa todo el entubamiento donde están las bocas de tormenta”.

“Cuando hicieron la avenida, pusieron las bocas de tormenta pero ya se les taparon todas, que están sobre Actis. Esta tierra va toda para allá, porque agregan tierra acá para mejorar y se va todo para allá cuando llueve. No es una solución que sirva”, manifestó.

Y lamentó que “cuando llueve no podemos salir de nuestras casas, yo tengo que tirar tierra o algo para poder salir, si no, no se puede. Queremos que nos den una solución como podría ser un asfalto negro porque echar piedra o granza no sirve, gastan un montón de dinero en algo que no sirve para nada, aunque sea que hagan asfalto negro en dos cuadras que son las que sufren mayormente este inconveniente”.

En Formosa al 2100
no hubo respuestas

Vecinos de Formosa al 2100 siguen viviendo bajo el agua, ya que no recibieron respuestas del Municipio tras el reclamo que hicieron público a través de este Diario.

Los frentistas vienen reclamando hace años pero ahora la situación se agravó porque desde que asfaltaron Azucena, Formosa quedó más baja y se inunda más.

Además, el Municipio colocó bocas de tormentas hace un par de semanas y ni bien llovió por primera vez, se taparon.
Una de las afectadas explicó que “es un fango la calle” y recordó que hace aproximadamente 15 días, luego de que El Eco de Tandil, publicara la nota de reclamo, Lunghi se acercó al lugar y les prometió que en pocos días iba a solucionar el inconveniente. Pero hasta ahora todo sigue igual.

Algunos vecinos ya están averiguando con abogados para ver si pueden hacer algún tipo de acción legal.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario