Vecinos de El Tropezón luchan con la ilusión puesta en una sede social

Vecinos de El Tropezón vienen trabajando arduamente para hacerse escuchar ante las autoridades y conseguir mejoras para la barriada. En ese marco, presentaron un proyecto para construir una sede social, que tendrá como fin cubrir parte de las necesidades que está teniendo la barriada. La iniciativa ya fue aprobada por el Ministerio de Desarrollo Social de Nación, pero los mentores del proyecto no consiguieron todavía un lote donde se pueda llevar adelante la construcción.

Eva Atteret, la presidenta de la comisión vecinal, explicó que están “trabajando muchísimo para lograr concretar el multiproyecto que incluye una salita de primeros auxilios, una oficina de la Municipalidad, entre otras cosas. La iniciativa busca trasladar el Municipio al barrio, es un proyecto grande que ya fue aprobado por Desarrollo Social de Nación y estamos trabajando para conseguir el terreno”.

 

La difícil tarea de

encontrar un lote

 

La vecina expuso que “lamentablemente Tandil tiene ese problema de que uno no puede acceder a la información. Sabemos que hay lotes, pero no nos dan la información acerca de si tienen dueño o si son fiscales. Esa es la situación que está viviendo Tandil, tanto para aquel que quiere habitarlo como para nosotros que queremos hacer una sede social. Eso atrasa todo”.

En cuanto al proyecto en sí, indicó que está aprobado desde noviembre de 2014, y “hemos tenido que volver todo atrás porque habíamos conseguido un espacio que lamentablemente tenía problemas legales, que hasta el momento no se han podido resolver. Teníamos la ilusión de que se resolviera pero no, así que estamos buscando otra forma”.

Y manifestó que “apuntamos a ofrecer al barrio todo lo que más se pueda. Buscamos incorporar todas las actividades, no dejar escapar nada. Primero y principal para ofrecerle a los niños que están todo el día en la calle, los adolescentes más que nada, un espacio recreativo”.

Frente a ese panorama, sostuvo que “yo como sociedad estoy en deuda con estos chicos porque no les estoy ofreciendo un cambio. No les estoy mostrando que la vida les puede ofrecer otra oportunidad, una vida diferente. Por eso mismo, apuntamos a hacer un multideportivo con pileta”.

“El proyecto es hermoso, está pensado que tenga oficinas de la Municipalidad y queremos ver la forma de implementar una sala de primero auxilios. Lamentablemente, nosotros no podemos contar con el CIC que tiene La Movediza porque un vecino de este barrio se dirige allí y le dicen ´usted es de El Tropezón, no pude atenderse acá´”, aseguró.

A su vez, explicó que les gustaría que haya alguien que atienda, al menos las urgencias, las 24 horas del día, porque “el CIC tienen horarios en los que no hay nadie”.

Atteret destacó la importancia de la sala de primeros auxilios ya que, para atenderse deben ir al Hospital Ramón Santamarina y “hay mucha gente que no tiene medios económicos ni movilidad. Hay que empezar a pensar en el otro”.

Dentro del proyecto también está contemplada la creación de una plaza, ya que en el barrio no hay ninguna. A su vez, buscan instalar una oficina de Pami dentro del mismo espacio.

En cuanto al financiamiento del proyecto que les otorgará Nación, indicó que tal vez no nos alcanzaría para comprar el lote y construir. “Estamos buscando un lote fiscal, ésa es la verdad. Tenemos conocimiento de que hay, pero esperamos que haya un ofrecimiento”, confió.

 

Otras problemáticas

 

La barriada tiene otras problemáticas que se van resolviendo de a poco gracias a un grupo de vecinos que conformó una comisión y comenzó a convocar a funcionarios y concejales a que se acercaran a la zona.

Uno de los temas que preocupa es el de las calles que la frentista definió como “tremendo”, debido a la inclinación de las arterias que hace que, cuando llueve, toda el agua del barrio La Movediza vaya para El Tropezón en dirección a Cerro Leones. Eso deja a gran cantidad de cuadras en un estado intransitable por días, llenas de baches y barro.

“Reconocemos que Tandil es grande y todos estamos en la misma problemática, pero creo que hay un compromiso por parte del Ejecutivo, nos dio su palabra (el secretario de Obras Públicas, Mario) Civalleri y hasta ahora ha venido cumpliendo, faltan cosas, pero de a poco lo vamos a ir logrando. Los vecinos estamos permanentemente luchando para que las cosas salgan como realmente deben ser”, sostuvo.

En ese sentido, explicó que “desde 2014 hay un compromiso por parte del Ejecutivo de hacer cordón cuneta en las calles en las que hay mayor afluencia de agua cuando llueve, que son todas las paralelas a Lunghi. Hasta ahora se hizo sólo en Margarita Galfré dada la urgencia, pero con el compromiso de seguir trabajando para lograr el resto de las cuadras”.

En tanto, también están abocados a conseguir los servicios, gas y cloacas. En cuanto al gas, están buscando una solución a una problemática que tiene que ver con que en la misma cuadra hay personas que tienen el terreno sólo por inversión y no les interesa el gas, otros que verdaderamente no lo pueden pagar, otros que están usurpando terrenos y todo eso “atrasa el proyecto del resto que tiene que asumir ese costo y no es justo tampoco”.

“Sí se cumplió al cien por cien el alumbrado, había calles en las que directamente no había iluminación. Nosotros estamos permanentemente exigiéndole al Municipio porque es algo que nos corresponde por derecho propio, por eso yo insto a todos los barrios para que conformen comisiones vecinales”, sostuvo.

Por otro lado, invitó a todos los vecinos a participar de las reuniones para expresar sus puntos de vista.

 

Participación

 

“Los representantes del Municipio vienen permanentemente porque son convocados, concejales del Frente Para la Victoria también. Yo convoco a todos, porque debemos arreglarlo entre todos o no se arregla nunca más”, manifestó.

A su turno, Gladys Alonso afirmó que “Eva camina mucho, anda mucho, eso no se ve en la gente. Por eso necesitamos más participación de los vecinos”.

Eva Atteret agregó que “más que nada que, cuando se los convoque, participen de la reunión, porque yo tengo voz, pero no tengo el voto del vecino que tiene alguna dificultad, que está pasando por esa necesidad. En calle Salta sabemos que la gente se inunda, queremos convocar a todos, incluso a la gente del otro lado de El Tropezón, de Lunghi a Figueroa y de Azucena a la Ruta 226”.

Finalmente, destacó que “es rescatable que se haya acercado Diego Bossio a través de su hermano Pablo, porque aquí han pasado más de 40 años y ninguna autoridad comunal se había acercado a nuestro barrio, y ellos nos han ayudado mucho”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario