Vecinos de La Movediza afirman que el conflicto “no va a parar hasta que haya más muertes”

Luego de la batalla campal que se vivió en el barrio La Movediza el domingo en horas de la noche, los vecinos aseguraron que viven “con miedo” y lamentaron que los conflictos no van a cesar “hasta que haya más muertes”.
El Eco de Tandil se acercó a Paseo de los Niños al 2100, el lugar donde se suscitaron los incidentes y dialogó con un grupo de vecinos que manifestó su preocupación por estos hechos que vienen desencadenándose hace tiempo en la zona.

Una de las vecinas afirmó que “con la edad que tengo es la primera vez en mi vida que estoy viviendo esto. El conflicto es entre argentinos y paraguayos, y andan con armas. Los argentinos vienen en patota y se la agarran con los paraguayos”.

Y contó que el domingo por la noche, cuando se desataron los incidentes, la ventana de su casa estalló por el impacto de una bala mientras se encontraba con el bebé de su nieta en brazos. “Yo tenía el bebé acá, a ellos no les importa nada, ya sea a los argentinos o a los paraguayos, no les importa. La verdad es que tenemos miedo”, admitió.

“Yo le agradezco mucho a la Policía porque después de que pasó todo el lío dos móviles se quedaron en la cuadra hasta las cinco de la mañana. Yo me sentí protegida porque ellos estaban acá. Hoy (por ayer) vinieron los policías porque se corría el rumor de que volvería a pasar algo. Esperan que se tranquilice el barrio y empieza todo de vuelta”, sostuvo.

Vivir con
miedo

Otra de las vecinas expuso que lo que más miedo les da es que “le pase algo a las criaturas, que no pueden jugar tranquilas en una plaza”.

“A mí me rompieron el vidrio de la ventana de un tiro y quién me va a pagar el vidrio. Yo estaba con mi bebé, es un peligro”, cuestionó.

Y lamentó que “del Municipio no viene nadie, arreglate como puedas”.

“Esto va a seguir, no va a parar hasta que haya más muertes, cinco o seis muertos mínimo”, avizoró, recordando el asesinato de Juan de Dios Correa, sucedido exactamente en Paseo de los Niños al 2100, el 25 de enero de 2015. Por ese crimen quedó imputado, aunque no fue condenado por tener la calificación de “Homicidio Preterintencional” (ya que su intención habría sido golpearlo y no asesinarlo) Edgar López, una de las personas que estuvo involucrada en este nuevo conflicto y que dio su versión de los hechos.

La vecina consideró que es necesario “sacar esta gente” (en referencia al grupo de personas oriundas de Paraguay) que son la “manzana podrida del barrio”.

Solo tres
aprehendidos

Otra de las frentistas de Paseo de los Niños al 2100 contó que el domingo por la noche, cuando comenzó la balacera, tuvo que encerrarse en el baño a dormir con su bebé por temor de que ingresara alguna bala perdida.

“La policía nos dijo que nos metiéramos adentro de las casas porque la bala perdida puede agarrar a cualquiera en cualquier parte del cuerpo”, indicó.

Las mujeres admitieron que estos conflictos últimamente suceden con mucha frecuencia.

“La Policía está con ellos (con las familias de origen paraguayo) que están con armas, con palos. Los apañan. Pasan los argentinos, ellos los provocan y los vienen a atacar”, manifestó.

Y criticó que “de 500 (personas) que había solo tres aprehendidos, es una vergüenza. Venían en avalancha, y la Policía no los podía controlar. Es una falta de respeto para nosotros que vivimos acá”.

Otra de las frentistas contó que “se pelean porque dicen ‘argentino muerto de hambre’, ‘paraguayo muerto de hambre’. Los paraguayos vienen acá a que les den todo gratis y a usurpar. Se quieren adueñar de todo”.

Calles
cerradas

Asimismo, cuestionaron que la calle esté cerrada por la obra de pavimento que se está realizando sobre Azucena. “La ambulancia no pudo pasar, había heridos, yo entiendo el proyecto, que vamos a estar asfaltados, lindo emprendimiento, pero acá no puede entrar la ambulancia porque tenemos todas las calles cerradas. La policía ayer (por el domingo) no sabía por dónde entrar, tuvo que dar un montón de vueltas”, señaló una mujer.

Y agregó que “la ambulancia tuvo que hacer como cinco cuadras de más para poder entrar y rescatar a la mujer embarazada que estaba llena de vidrios en la cara. Estaba sentada en la casa y de un piedrazo le cayó vidrio en la cabeza y le cortó la cara”.

“Hay que hacer mandados temprano, encerrarte en tu casa, y no salir más a la calle. Una vez que oscureció no se puede salir porque se esconden dentro de los pastos, en cualquier lado”, lamentó.

Conflicto entre
dos bandos

El titular de la comisaría Segunda, Andrés Irusta explicó que el domingo en horas de la tarde recibieron el llamado de La Movediza que alertaba del enfrentamiento entre dos grupos de personas.

“Iniciamos una intervención policial para hacer cesar cualquier tipo de delito que se pudiera estar cometiendo. Un grupo agredía al otro, más que nada por una cuestión geográfica, uno se había desplazado a un determinado lugar donde había casas de familia con personas que nada tenían que ver con esta cuestión, y más allá de hacer cesar el delito, la Policía lo que realiza es la protección de los inocentes que nada tienen que ver con esto”, detalló.

Fue en ese momento cuando “estas personas comenzaron a agredir al personal policial con un saldo de dos patrulleros con roturas y un efectivo policial lastimado en la cabeza. Arrojaban piedras, también hubo agresiones con armas de fuego”.

El conflicto duró hasta aproximadamente las 2 y se mantuvo la presencia policial para evitar más incidentes.
Las tres personas aprehendidas fueron Cristian Flores Girado, Pablo Martín Carmona y Julio César Carrasco, los tres mayores de edad y argentinos, y ya recuperaron la libertad.

Uno de los bandos aseguró
que no originó la pelea

Un grupo de hombres de nacionalidad paraguaya aseguró, en diálogo con El Eco de Tandil, que no fueron quienes originaron el conflicto.

Edgar López explicó que “aparecieron como 20 ó 30 muchachos, rompiendo todo, arrasando todo, porque dicen que es barrio de paraguayos. Ellos viven a tres cuadras de acá y se reúnen a drogarse, cuando pasamos por ahí nos dicen de todo y a más de uno nos han robado”.

“No sé porqué se la agarran con nosotros. Los fines de semana nosotros tenemos día de descanso y estamos acá para divertirnos, venimos a jugar al vóley, al fútbol, esta plaza es nuestra, la mantenemos nosotros, y a ellos les molesta porque viven drogándose, robando, hasta del tendedero nos roban ropa, es una vergüenza y encima dicen que nosotros somos los plaga, cuando somos todos laburadores”, remarcó.

Asimismo, aseguró que “rompieron todo” y que destruyeron con un hacha la puerta de una casa y una camioneta que les pertenece.

“Somos
laburantes”

En tanto, cuestionó que la Policía no los protege porque “agarraron a algunos y hoy (por ayer) los largaron de vuelta. Qué seguridad tenemos nosotros”.

“Ellos atacaron con piedras y de todo a la Policía y nosotros los defendimos. Somos todos laburantes. Queremos que los lleven presos, que nos defiendan a nosotros, porque ni a las criaturas perdonan, le pegaron un cascotazo a un nene de 10 años y son los mismos que atacan los colectivos”, denunció.

Por su lado, Antonio Aguilar expuso su preocupación porque “dijeron que van a volver, dicen que van a quemar nuestras casas, nos dejan inseguridad, no estamos ni tranquilos para ir a trabajar”.

Finalmente, Cecilio Domínguez evaluó que “es nuestro barrio, ellos vinieron acá, nosotros solamente defendemos nuestras casas”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario