Vecinos de La Movediza marcharon para reclamar seguridad en un barrio asediado por los robos

Alrededor de 50 personas, mayormente de La Movediza, reclamaron seguridad para un barrio que se encuentra asediado por los robos y aseguraron que viven “con el corazón en la boca”. El intendente Lunghi y funcionarios municipales los recibieron en las puertas del Municipio y se comprometieron a reunirse con ellos el martes a las 12.

Entre los manifestantes había mayormente vecinos de La Movediza, pero también algunos de La Elena en apoyo, los concejales Corina Alexander y Rogelio Iparraguirre, el coordinador de Copecos Santiago Romay y el titular de Amemt Raúl Escudero. También los apoyó el Sindicato de Trabajadores Municipales que con sus bombos hicieron escuchar el reclamo.

A las 18 se congregaron en la esquina de Pinto y Belgrano. Minutos después, encolumnados bajo el lema “Basta de inseguridad” y “Movediza. Alto. Más seguridad” se movilizaron hasta la Municipalidad.

El clamor de
seguridad

Una vez allí, salió a recibir a los manifestantes el intendente Miguel Lunghi, acompañado de gran cantidad de funcionarios y concejales, entre ellos el secretario de Protección Ciudadana Atilio Della Maggiora, el presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik, el director de Defensa Civil y Atención a la Víctima Pablo Esquivel, el director de Protección Ciudadana Martín Romano, el nuevo subsecretario de Seguridad David Tifner, el titular de la comisaría Primera Walter Cos, el jefe de la policía Departamental Juan Manuel Rocha y el subjefe de la Departamental Jorge Giménez. También estuvieron presentes los concejales Marcos Nicolini, Pablo Díaz Cisneros y Claudio Ersinger.

Otros funcionarios que estuvieron allí fueron el director de asuntos Legales Martín Pissani, el subsecretario de Comunicación Institucional Mauricio Acosta, el director de Recursos Humanos Mauricio Baldovino y Rubén Diéguez.

En primer lugar los frentistas le hicieron entrega de un petitorio al intendente Miguel Lunghi y le solicitaron una reunión para buscar alternativas que les permitan recuperar la seguridad perdida. Inmediatamente el jefe comunal pactó la fecha para el martes a las 12, la cual fue aceptada por los demandantes.

“No podemos
vivir así”

Luego, varios vecinos plantearon el escenario de inseguridad que viven en la barriada y clamaron respuestas.

“Necesitamos una solución para el barrio, ya no podemos vivir así”, dijo una de las vecinas, a lo que Lunghi respondió “la Argentina necesita una solución contra la violencia” a lo cual le recalcaron que sería conveniente “empezar por el patio de casa”.

“Los honestos se quieren ir del barrio”, lamentaron, y pidieron un trabajo conjunto entre vecinos, policía y Municipio.

En tanto, Marcos Nicolini consideró que “hay que recomponer la sociedad pero va a llevar tiempo. No se resuelve de un día para el otro”.

“Hace un año que venimos soportando este clima, sabemos que lleva trabajo recuperar a estos chicos pero hoy necesitamos un plan de emergencia”, dijo uno de los frentistas.

Lunghi aseguró que “el crecimiento trae muchas cosas malas. Ustedes viven en un barrio que viene creciendo mucho con mucha gente que no es de Tandil”.

Plantearon que hay vecinos a los que les han llegado a robar hasta tres veces y que sus hijos tienen miedo de salir a la calle. Además, expusieron que la inseguridad es tal que les cobran “peaje” para ir al mercado.

Y expusieron preocupación porque muchos vecinos se están armando ante la inseguridad que sienten.

Recordaron que hace tres años pidieron que se cambiara el destacamento de lugar y no tuvieron respuestas.

“Pico de
inseguridad”

Lunghi intentó tranquilizarlos pero les advirtió que van a tener que “trabajar mucho” pero que van a encontrar “la solución”, aunque va a “llevar tiempo”.

Aseguró que están “preocupados y ocupados”, pero reconoció que “estamos en un pico de inseguridad”.

Luego, el Intendente afirmó que él sabe lo que sucede porque camina La Movediza, lo cual fue fuertemente cuestionado por una vecina que le dijo “no es lo mismo caminar que ir en auto”.

Otra frentista expuso su complicada situación ya que ella y su marido trabajan todo el día y viven “con el corazón en la boca” por temor a que les entren a robar. “No podemos dejar las casas solas”, argumentaron.

El petitorio

En el petitorio solicitaron más presencia policial, haciendo prevención con efectivos en bicicleta, caminando, en moto o patrulleros durante las 24 horas. Pero clamaron que haya más patrullaje los fines de semana y en horarios clave como la madrugada y hasta las 7 u 8 de la mañana que es cuando se producen reiterados hechos de vandalismo y robos en domicilios.

Asimismo, pidieron que el personal que está destinado a patrullaje se mantenga alerta y desistan del uso del celular, lo cual es “una práctica habitual y a la vista de todos”.

También exigieron mayor iluminación en las plazas y calles, que se cumplan “las leyes que prohíben el consumo de alcohol en la vía pública y el expendio de alcohol a menores”.

A su vez, solicitaron que se agilice el protocolo de acción cuando se llama al 101 y pidieron asesoramiento para avanzar en la creación de un foro vecinal contra la inseguridad.

Finalmente pidieron que el fiscal general de Azul Marcelo Sobrino envíe información detallada de los delitos que se han cometido en la ciudad de Tandil, si están identificados los autores y demás detalles. Y le exigieron a Lunghi que lidere el pedido de los ciudadanos de más seguridad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario