Vecinos del arroyo Langueyú manifestaron su indignación por las ?mentiras? del Municipio

Es que, mientras que el intendente Miguel Lunghi y el secretario de Obras Públicas Mario Civalleri afirmaron -en la última reunión que tuvo lugar el 10 de diciembre  con los vecinos- que no podían sanear el arroyo porque la Provincia no les enviaba la máquina dragalina, en el encuentro que mantuvieron los frentistas con los funcionarios provinciales descubrieron que eso no era así, ya que la Provincia ofreció las máquinas en noviembre y le solicitó al Municipio que limpiara las plantas existentes en el sector de la obra para dar inicio al saneamiento.

Los únicos ediles presentes en la reunión fueron Claudio Ersinger y Pablo Díaz Cisneros.

 

La nota

 

En la nota enviada desde la Dirección Provincial de Saneamiento el 18 de noviembre de este año a Mario Civalleri, se informó que “esta Dirección cuenta con la disponibilidad del equipo necesario para ser afectado al convenio de prestación de equipos de la obra denominada: limpieza del arroyo Langueyú-Etapa 1-Tandil. Razón por la cual se solicita el inicio de las tareas de corte y destronque de plantas en el sector de la obra, tarea a ejecutar por vía municipal, en un todo de acuerdo a lo establecido oportunamente en el convenio de la referencia”.

La misma fue recibida por la Secretaría de Obras Públicas el 27 de noviembre, días antes de la reunión que mantuvieron con los vecinos.

En ese marco, los frentistas se mostraron sumamente indignados por las “mentiras” del Intendente y sus funcionarios.

 

“Nos cayó pésimo”

 

Mario Sánchez, uno de los vecinos, explicó que en la última reunión que tuvieron con Lunghi y Civalleri arribaron a la conclusión de que “si no estaban llevándose a cabo las tareas era por culpa de la Provincia, porque estaba la máquina en Buenos Aires, o porque no se la prestaban”.

“Tuvimos la suerte de que por gestiones de algunos compañeros pudimos llegar a La Plata, conversar con la gente de Hidráulica, nos atendieron muy bien, y nos mostraron la nota que le enviaron al Municipio en noviembre. Por lo tanto, cuando ellos nos estaban diciendo que la Provincia tenía la máquina ocupada ya habían recibido esta nota. Se contradice con lo que Lunghi nos dijo”, cuestionó.

Y lanzó que si realmente el Municipio tiene guardado el dinero hace un año para las tareas de limpieza del arroyo “ya debería haber comenzado las obras, no deberían habernos mentido y culpar a la Provincia. Queda en evidencia que esta nota ya estaba recibida. Nos cayó pésimo enterarnos de esto”.

 

Una cooperativa

 

En tanto, Sánchez contó que los funcionarios provinciales les ofrecieron crear una cooperativa de trabajo, una vez que esté el arroyo saneado, con fondos de la Provincia donde “van a participar vecinos, gente que necesite trabajar. Esa es una buena noticia para nosotros, que se va a encargar de mantener limpia la ribera del arroyo”.

“Agradecemos lo de la cooperativa de trabajo porque después de que ensanchen el arroyo y hagan el saneamiento, o venimos nosotros a limpiar la mugre o vamos a tener que seguir peleando con el Municipio. Así que es buena idea”, resaltó.

Por otro lado, plantearon otra problemática que también les preocupa, y es “qué va a hacer el Municipio con la mugre que tiran los vecinos al arroyo, porque no vamos a tener gente que trabaje para que nosotros podamos vivir dignamente y limpios si nos sigue mandando la basura de la ciudad. Es otro problema que ellos tienen para resolver”.

“Con el tema de Obras Sanitarias estamos analizando otras posibilidades, estamos haciendo contacto con Nación y medios de difusión nacional, así que vamos a ir un poco más lejos”, confió en diálogo con El Eco de Tandil.

 

“No queremos más mentiras”

El indignado vecino clamó: “No queremos más mentiras”. “Hace muchos años que venimos con este reclamo y nunca llegan las soluciones. No nos va a convencer con que pinten los palos, lo de los arbolitos está bárbaro, que ayer (por el jueves) los regamos nosotros porque ya se están secando. Es una picardía que inviertan en un árbol al que luego dejan secar”, manifestó. 

Y sostuvo que “la salud de nuestros hijos está en juego. El Municipio nos da la espalda, nos miente, nos cuentan las cosas a medias. Si no tiene la plata o no pudo, que diga la verdad, que no le eche la culpa a otro”.

“Si mañana el Municipio dice que quiere la máquina, la va a tener, pero si nos dormimos en el tiempo y las máquinas son derivadas a otro lado, no le podemos echar la culpa a la Provincia”, afirmó.

A su turno, Laura Pis recordó que “el Intendente dijo que el dinero lo tiene en un cajón archivado, sin tocar, que cuando Provincia le diera el aviso iba a empezar las obras. Los vecinos le creímos, pero es una mentira tras otra”.

Por su parte, Miguel Latú recordó que “desde marzo de 2007 que venimos reclamando, cuando fue la primera inundación que tuve en mi casa, y ahí arranqué los reclamos con los vecinos. Mandamos a Gobernación 700 firmas a La Plata”.

“Les digo que se sienten en el Concejo Deliberante y pidan que hasta que no se nos solucione el problema no paguemos impuestos. Nosotros los pagamos religiosamente”, sostuvo.

Y lanzó que “caen 200 milímetros de agua, a un estanciero que tiene 4 mil hectáreas se le inundan 100 y salen todos corriendo para La Plata, el Intendente y sus funcionarios. Se declara emergencia agropecuaria enseguida. A nosotros se nos destrozan todos los muebles  y no estamos en emergencia nunca”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario