Vecinos fueron por más y sumaron una heladera social al perchero

De la mano de los vecinos nucleados en el grupo de Facebook “El Privilegio de Dar Tandil”, los mismos que hace algunas semanas replicaron el proyecto del perchero social en Urquiza 128, del barrio de Villa Italia, llegó a Tandil la heladera solidaria. La iniciativa, que ya recorre también el país, invita a que los vecinos dejen alimentos que no consumieron para aquellos que ni siquiera pudieron probar algo durante el día.
Bajo las premisas “la comida no se tira” y “retira libremente lo que necesites” una vez más la administradora del grupo e impulsora de las iniciativas, Silvina Yuvisa, se mostró entusiasmada y agradeció la positiva respuesta de toda la comunidad.
En diálogo con El Eco de Tandil, contó que “fue todo muy rápido. Era un proyecto, se había pedido la heladera, pero faltaba la confirmación. A los dos o tres días que pusimos en marcha el perchero me confirmaron y me la trajeron, así que ayer (por el viernes), a las 17, arrancamos”.
Feliz por la colaboración de quienes la donaron, Yuvisa admitió que vive con gran emoción todo lo que están haciendo. “Estoy desbordada porque no pensé que iba a ser tanta la repercusión”, admitió.
Hasta el momento, relató que “se acercó muchísima gente, nos ha traído frazadas, colchones, también mercadería, más allá de lo que es la porción de comida, así que estamos super felices”.

Cómo se abre la
heladera social

Sobre el funcionamiento de la heladera, explicó que “está acá, afuera, y quien quiera venir a donar porciones de comida, solo tiene que venir, abrirla y dejarlas. Y aquel que necesite, de la misma forma, no necesita golpear la puerta ni pedir permiso, solo viene y retira lo que necesita”.
Indicó que “lo que le estamos pidiendo a la gente que se acerque a donar es el respeto al beneficiario del alimento, es decir, que no traiga comida de varios días y que venga en una bandejita con el rótulo de la fecha de elaboración para así tener un control”.

La respuesta
de la gente

Yuvisa contó que, a pocas horas de haberla lanzado, ya se habían acercado vecinos, tanto a dejar comida como a retirar. “Además, el perchero social está funcionando muy bien, viene mucha gente. Todas las mañanas nos encontramos con una bolsita de ropa nueva porque no traen solo camperas, nos hemos encontrado también con frazadas, colchones envueltos, así que bárbaro el apoyo de la gente”, subrayó.
En cuanto al comportamiento de los vecinos que se acercan por un abrigo o por comida, dijo que depende de la persona, hay algunos que van y tocan el timbre de su casa y otros que directamente toman lo que precisan y se retiran. “A veces nos golpean la puerta para agradecernos y otras se acercan, agarran las cosas y siguen”, detalló.

El consumo
eléctrico

Por lo pronto, admitió que “no se ha acercado nadie del Municipio, acá estamos. Es más, estamos viendo el tema del consumo de energía de la heladera. Nosotros en el grupo todos los miércoles hacemos una feria solidaria con cosas donadas, pero esa plata está destinada a comprar mercadería y decidimos, entre todos, que saldrá de ahí para pagar el consumo de la heladera”.
Con ese objetivo, adelantó que en la puerta de su casa posiblemente pondrán “una alcancía” para que la gente deje dinero a voluntad.

“Todo sirve”

Por último, detalló que también ha recibido llamados de la gente “para donar cosas para hacer remates y con esa plata poder comprar cosas para la heladera. La gente se suma, cada cual desde su lugar. Así que estamos felices porque también me han llamado de algunos locales que hacen comida y se ofrecieron a donar. La respuesta es genial y todo sirve”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario