Vélez devolvió a Racing a su complicada realidad

Vélez, con ráfagas del fútbol que lo llevaron a ser campeón en el certamen pasado, goleó anoche 4 a 2 a Racing, en el partido que cerró la 15ta fecha
del torneo Apertura.
El primer minuto del encuentro fue a pura fricción, a tal punto que a los sesenta segundos de juego el delantero de Vélez Hernán Rodrigo López fue amonestado por una falta en la mitad de la cancha. A los cinco minutos de la primera etapa, los de Liniers generaron la primera situación de gol cuando Moralez desbordó por izquierda y Caruso conectó el centro, pero la mandó afuera.
Un minuto después, el ex Godoy Cruz volvió a tener una chance clarísima de gol al cabecear por arriba del travesaño una pelota devuelta al área por Razzotti luego de un mal despeje del arquero De Olivera.
Las imprecisiones de Racing le permitieron al local monopolizar el balón durante los primeros diez del partido. Sin embargo, el entusiasmo y la profundidad que supo tener Vélez en los primeros minutos se desinfló de a poco y el partido cayó en un pozo donde predominaron la rispidez y los pases errados.
A los 24 minutos, Racing tuvo su primera aproximación seria al arco rival que fue coronada por lo que es una constante últimamente en el fútbol argentino: los goles en contra.  Es que luego de un centro desde la izquierda, Gastón Díaz cabeceó defectuosamente contra su valla y venció a Montoya. Los de Liniers apretaron el acelerador y tras una serie de rebotes en el área de De Olivera, Caruso tuvo revancha y mandó a la red un zurdazo a los 29 minutos. Casi de inmediato y en una jugada muy parecida, López envió un centro desde la izquierda que cabeceó Cabrera en el segundo palo para que el que buscó y dominó tenga su premio a los 35 minutos del primer tiempo.
A los seis minutos del segundo tiempo, De Olivera impidió que López amplíe la diferencia a favor de los locales con una atajada sobresaliente.
A los ocho, Lucero desbordó por derecha y lanzó un “buscapié” que ni Lugüercio ni Ramírez pudieron conectar. 
Un minuto después, Vélez volvió a demostrar por qué es uno de los equipos con más contundencia del fútbol local, porque cuando Racing comenzaba a apretar en busca del empate, López “fusiló” a De Olivera de cabeza y dentro del área chica para poner el 3 a 1 y comenzar a liquidar la historia.
Recién a los 18, Racing inquietó a Montoya cuando luego de una serie de rebotes dentro del área, la pelota le quedó a Lucero, quien mandó su remate por encima del travesaño. Cuando parecía que los de Vivas tenían alguna chance de acercarse en el marcador, Cabral, que había ingresado por Caruso, liquidó el partido al marcar el 4 a 1.
A los 36, y como adorno al resultado, Grazzini tomó la pelota por el sector derecho de su ataque y con un remate cruzado y bajo, puso el 2-4.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario