Vidrios rotos una vez más: esta vez una unidad estacionada de la línea 505

Martín Romec, chofer de la compañía, relató que durante la madrugada del domingo, alrededor de las tres de la mañana, su hermano llegó a su casa y le avisó que su colectivo que se encontraba estacionado en la esquina de la vivienda, en Pasteur y Mosconi, tenía los vidrios rotos de la puerta delantera y trasera de la unidad. A continuación llamaron a la policía que se acercó hasta el lugar y advirtió que iban a patrullar la zona para que el hecho no se reiterara.

Sospechan que los autores fueron jóvenes que pasaban por el lugar, quienes acababan de salir de una fiesta recientemente clausurada. A pesar del colectivo haber estado estacionado todo el domingo, no faltó nada del colectivo. “Es más la maldad que hacen, que lo que te roban”, comentó Romec, quien aclaró que no llevan efectos de valor sobre el vehículo.

Explicó que cada avería de este tipo no es cubierta por el seguro, por lo que la empresa debe hacerse cargo de todos los gastos y los inconvenientes que conlleva, como tomar prestada otra unidad para realizar el recorrido correspondiente mientras se trabaja en las reparaciones.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario