“Viejos conocidos” otra vez condenados por robar y querer coimear a los policías

El juez Pablo Galli condenó a dos hombres acusados de robar e intentar coimear a los policías que los detuvieron.

En un reciente juicio propiciado en el TOC 1, el juez Pablo Galli falló contra dos acusados de un robo domiciliario que, una vez capturados, quisieron coimear a los efectivos que los detuvieron con una importante suma de dinero.

En el banquillo de los acusados estaban dos “viejos conocidos” para el ardid policíaco. Néstor “Pico” Díaz, un hombre que pasó los 40 años, de los cuales se ganó el protagonismo de causas penales varias y que ha desfilado por la sala del Tribunal incluso más que algunos actores judiciales. El otro, Gonzalo Emanuel Sánchez, con antecedentes similares.

Ambos, tras el correr del debate y los respectivos alegatos, fueron nuevamente condenados a la pena de siete años y diez meses de prisión, como coautores penalmente responsables de los delitos de robo agravado por efracción y escalamiento en concurso real con cohecho activo (delito continuado), hechos cometidos en Tandil el 24 de diciembre de 2014.

Al decir de la sentencia del magistrado, quedó debidamente acreditado que el 24 de diciembre de 2014, alrededor de las 23.15, Néstor Eduardo Díaz y Gonzalo Emanuel Sánchez, forzaron la cerradura de la puerta de madera que se encontraba en el inmueble de calle 11 de septiembre 1187, la que dañaron fracturándola, al igual que uno de los tabiques de la misma, todo con el objetivo de ingresar a la casa para apoderarse de bienes ajenos. No obstante tal conducta no lograron ingresar por esa abertura, y procedieron a escalar el muro frontal de la vivienda por el garaje, y así lograron ingresar al interior de la vivienda por una ventana ubicada en la parte trasera del inmueble.

Una vez allí se apropiaron ilegítimamente de un portafolio de color negro con alrededor de mil pesos y otros elementos propiedad de Carlos Alberto Romero; no pudiendo consumar la sustracción ante la captura infraganti de los uniformados que habían sido alertados del atraco.

Segundo hecho

Que una vez aprehendido Díaz en el lugar y cuando se encontraba a debido resguardo por parte del subteniente Ricardo Emanuel Torres Harsnich, y a la espera del patrullero que los trasladaría a la Seccional policial, Díaz le manifestó al oficial citado: “te doy cincuenta mil pesos y largame”.

Pocos minutos después y mientras continuaban aprehendidos Díaz y Sánchez, pero ahora en el interior de la Seccional Segunda, más precisamente en momentos en que el oficial subayudante Matías Ezequiel Núñez se encontraba receptando las pertenencias de los nombrados, ambos imputados le ofrecieron de manera reiterada dinero al citado funcionario para que desista de la aprehensión y los libere, así por ejemplo, entre otras expresiones tendientes a lograr el objetivo, uno de ellos le dijo: “te doy cien mil pesos y sacame de acá, dejame salir”, mientras el otro asentía con gestos la propuesta de su compañero.

Finalmente cuando Díaz y Sánchez se encontraban en el sector de calabozos ambos le ofrecieron dinero de manera reiterada al teniente de la fuerza policial Martín Osmar Alegre, quien estaba cumpliendo sus funciones, que tal propuesta se hizo también con la finalidad de poner fin a la aprehensión liberándolos. A tal efecto, entre otras expresiones de los nombrados tendientes a lograr el objetivo referido, Díaz le ofreció cincuenta mil pesos y Sánchez mejoró la propuesta y le dijo al nombrado Alegre: “¿Loco vos estás a cargo?, déjame ir y mando a llamar a mi mujer que ya te traiga cien mil y nos dejás ir, arreglamos acá nomás y listo, acá no pasó nada”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario