Violento asalto de una banda en Lomas del Mirador: a un hombre le gatillaron cinco veces en la cabeza

Según informaron hoy fuentes policiales y los propios damnificados, los ladrones actuaron con una inusitada violencia y hasta le cortaron el pelo por la fuerza a la mujer del dueño de la propiedad, mientras exigían la entrega de dinero. También los delincuentes amenazaron al matrimonio con llevarse secuestrado a su hijo más pequeño, de sólo cuatro años, que en ese momento estaba “durmiendo en la habitación de al lado”, según contó esta mañana Gustavo, el jefe de la familia.
El asalto se produjo, en realidad, hace una semana, pero Gustavo dijo que decidió darlo a conocer públicamente hoy para reclamar mayor seguridad y denunciar el accionar de los delincuentes. Según dijo en un extenso diálogo con los periodistas, en la puerta de la casa de la calle Cerrito 2525, cerca del cruce de las avenidas San Martín y Mosconi, los ladrones “se sirvieron cosas de la heladera: yogur, gaseosas y champán”.
“Estuvieron unos 40 minutos adentro y después se fueron tranquilos. Salieron por la puerta como ´Pancho por su casa´”, contó Gustavo. También relató: “Yo el día anterior había ido al banco a sacar plata del cajero para pagar el alquiler, renové un plazo fijo y saqué un poco de esa plata para tener para el cumpleaños del nene. Era poca plata. Pero se la llevaron”.
“Para mí andaban dando vueltas por acá esperando que algún gil entrara a su casa, y aprovecharon que la ventana que da al balcón estaba abierta”, añadió. Precisamente, el hombre, de 39 años, contó que los ladrones entraron por la ventana del balcón que ellos mismos habían dejado abierta al irse a dormir.
“Fue como a la 1:30 ó a las 2:00 de la madrugada. Nosotros estábamos durmiendo y cuando nos despertamos por unos ruidos ya los teníamos encima”, describió Gustavo, quien agregó que a raíz del hecho “hace dos noches” que no puede dormir. Al dar cuenta de la situación que vivieron tanto él como su esposa, el hombre detalló: “Nos tiraron al piso, nos maniataron; a mí me golpearon como nunca me habían golpeado en la vida y me gatillaron con un arma en la cabeza cinco veces.
A mi mujer le cortajearon el pelo y nos amenazaban con llevarse al más chiquito de mis hijos, de tres años”. “Por suerte mi otro hijo, que tiene 12 años, no estaba en casa porque se había quedado a dormir en lo de la abuela. Si no, podría haber reaccionado”, señaló Gustavo. Contó además que los ladrones, luego de revolver la casa y exigirle dinero, se fueron con una suma no demasiado importante y algunos otros objetos de valor. “Se llevaron cosas chicas y la poca plata que teníamos. Justo había ido el día anterior al banco a sacar plata para el cumpleaños del nene. Para mí, eran rateros, porque no tenían ni auto”, subrayó. Luego, criticó a las autoridades policiales, al señalar: “Todavía estoy esperando que la Policía se pegue una vuelta por acá. Ahora que se conoce el caso por ahí empiezan a aparecer, a hacerse ver. Pero ni siquiera pasan por el barrio con la sirena prendida”.
“¿Es necesario vivir así, vivir con miedo? Hoy me pasa a mí, pero mañana le pasa al vecino. Es increíble que nadie haga nada y que para las autoridades esto sea sólo una sensación”, aseveró.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario