Visita protocolar del Club de Leones reunió al intendente con su antecesor

Se trató de una visita protocolar que los leones aprovecharon para invitar al intendente al festejo por el cincuentenario del Club de Leones de Tandil, ocasión que servirá también para la asunción del nuevo gobernador y la imposición de insignias de quienes lo acompañarán en la gestión.
El intendente y los visitantes dialogaron sobre temas generales, pero los diálogos más festejados fueron entre Lunghi, Oroquieta y el jefe de Gabinete, Carlos Fernández.
Como se recordará, Oroquieta y Fernández coincidieron en el Concejo Deliberante durante la intendencia de Julio Zanatelli, época de la que recordaron varias anécdotas. Además, el presidente del Club de Leones fue el antecesor del jefe de gobierno actual.
“Las asunciones de intendentes siempre se hacen por la tarde, por una cuestión de costumbre, pero como Indalecio tenía que asumir ese mismo día en la provincia, me cambió la rutina y tuve que tomar el cargo a la mañana”, contó Lunghi a los demás leones.
“Ese día estuve desocupado siete horas, lo que tardé en llegar de Tandil a la Plata” comentó Oroquieta, quien elogió la capacidad emprendedora de quien lo sucedió en el cargo.
En ese sentido, el intendente concedió: “Me gusta hacer cosas, por eso fue importante encontrar un municipio ordenado y con un dinero ahorrado que me sirvió para arrancar con las obras”.
Ambos dirigentes tienen otras cosas en común, como los doce años que compartieron en el Colegio San José. “Eso sí, tenemos alguna diferencia, sobre todo porque Indalecio está en otro proyecto político, pero bueno, algún defecto tenía que tener”, bromeó Lunghi.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario