Voraz incendio destruyó dos galpones en San Lorenzo al 900

El siniestro se registró pasada la medianoche, cuando los bomberos recibieron un llamado por un incendio en un taller ubicado en San Lorenzo 938 y una carpintería situada en el numeral 950 de la misma calle. 
Cuando el personal arribó al lugar, el fuego se expandía por un galpón de 6 por 5 metros aproximadamente, el cual estaba construido con tirantes de madera y chapa. Según confirmaron desde el destacamento, este lugar poseía una instalación eléctrica precaria y se encontraba lleno de autopartes y cartones, estos últimos eran de una altura de dos metros, por lo que tuvieron que proceder inmediatamente para atacar la fogata con una manguera auxiliar del móvil. 
Luego de unos minutos, el fuego se extendió del taller a la finca lindera -de San Lorenzo 950-, afectando un galpón de 20 por 6 metros, donde funcionaba una carpintería y que estaba construido con tirantes de madera y chapa. 
En ese galpón se produjo el derrumbe del techo debido a la unión con otro espacio mediante tirantería. El fuego se desplazó por ambos ambientes, afectando las cubiertas y causando un ahumamiento general del otro local de 3 por 6 metros, donde había matrices y distintas maquinarias.
Durante las cinco horas en que los efectivos batallaron para sofocar el incendio, en el lugar trabajaron móviles de la policía y tres dotaciones de Bomberos a cargo del principal Ramón García. 
El propietario de la carpintería fue identificado como Carlos Lazarte, quien le manifestó al personal policial que posee seguro; mientras que el dueño del taller es Horacio Mascardi.
 
Importantes 
pérdidas
 
Desde Bomberos confirmaron que en el taller había gran cantidad de material combustible como cartón, garrafas y pintura; lo que ayudó a que se propagaran las llamas. Mascardi destacó que su vivienda está en el mismo lugar, por lo que tuvo suerte de que el fuego no llegue allí. 
Sin embargo, advirtió la magnitud del incendio por lo que alcanzó a mover cuatro vehículos que estaban estacionados al lado de donde se estaba produciendo el foco.
Por el lado del galpón de la carpintería, se perdieron distintas herramientas tales como dos compresores, una sensitiva cortadora, tres caladoras, dos cepilladoras, dos topics, una lijadora, una garlopa, un torno para uso de madera, una fresadora y una soldadora. 
“El negocio y la parte comercial de la maderera no se dañaron, por lo que me prestaron un taller y continúa funcionando con normalidad. Sin embargo, justo a fin de año le dejaba el negocio a mis hijos y nosotros nos estábamos armando un taller en casa para hacer cosas más chicas. Ahora la inversión del taller tendrá que ir para comprar nuevamente las maquinarias que se quemaron, aunque anticiparon que el dinero no les alcanza”, advirtieron los propietarios de la carpintería con lágrimas en los ojos.
A pesar de que ambos galpones contaban con instalación eléctrica trifásica, debido al gran fuego que se produjo, tendrán que realizar una nueva.
Cabe resaltar que ambos propietarios agradecieron tanto el trabajo que realizó personal de Bomberos como los vecinos del barrio, quienes acompañaron y ayudaron durante las cinco horas a apagar el fuego mediante baldes y una fila humana donde se pasaban el agua de mano en mano. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario