Vuelos, a contramano

Desde el próximo lunes, Tandil volverá a estar conectada con la Capital Federal por vía aérea. Enhorabuena. La confirmación llegó días pasados, a través del subsecretario de Servicios Públicos bonaerense, Daniel Guastavino, y terminó con una incertidumbre de tres meses.
El funcionario explicó minuciosamente aspectos que tienen que ver con la ruta, y fundamentalmente con todo lo que operativamente significará el flamante servicio. Cada aeronave contará con 34 plazas, de las cuales 20, cerca del 60 por ciento del pasaje, estarán subsidiadas en un principio. En cuanto a los costos, cada boleto ida y vuelta ascenderá a los 690 pesos, y ya se comercializa por internet.
Pero más allá de lo saludable de la noticia, se hace necesario subrayar una serie de desatinos en lo que respecta a los horarios y las frecuencias de vuelo. Esto, si se pone el acento sobre la funcionalidad del uso del servicio.
Si se observa detenidamente el cronograma, surgirá automáticamente la inconveniencia para los usuarios. Un presupuesto básico indica que quien utiliza el avión como medio de transporte requiere ahorrar tiempo, más allá de los costos.
Y es aquí donde el sistema hace agua.
A saber, desde Tandil a Capital los vuelos partirán los lunes y miércoles a las 15.35, y los sábados a las 9.20. Esto quiere decir que una persona que necesita realizar un trámite en Buenos Aires un día lunes, y en caso de que no haya demoras, arribará al Aeroparque Jorge Newbery a las 16.35, y de ahí tendrá que movilizarse hacia el centro. Conclusión: La jornada estará perdida, con el agravante de que deberá esperar para regresar hasta las 14.15 del miércoles. Algo parecido le sucederá ese día, debiendo aguardar en Buenos Aires hasta el sábado a las 8.
Otra arista es la que tiene que ver con el turismo, nacional o extranjero, y la instalación de Tandil como destino. Un visitante que desea llegar a las sierras el fin de semana deberá partir desde Capital el sábado a las 8, para regresar a las 15.35 del lunes.
Así las cosas, cualquiera sea el enfoque que se haya dado al servicio, está claro que lo que no ha primado, precisamente, es el sentido común.
Es de esperar que, de acuerdo a lo anunciado por las autoridades, el servicio permanezca plausible de muy necesarias correcciones.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario